Redacción Médica
18 de julio de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 09:05

La reorganización de la Salud Mental en Zaragoza, acusada de “retrotraer el modelo a los 80”

Algunos psiquiatras señalan que la medida supone “centrar el foco de la intervención en las unidades de corta estancia”

Martes, 11 de marzo de 2014, a las 16:00
Redacción. Zaragoza
El psiquiatra del Sector Sanitario II de Zaragoza Eduardo Martínez, miembro de la Plataforma por la Salud Mental en los Barrios de Zaragoza, ha rechazado este martes la concentración de recursos de atención médica a personas con enfermedad mental en Valdespartera y el Paseo Sagasta y ha afirmado que este modelo que impulsa el Departamento de Sanidad, Bienestar Social y Familia del Gobierno de Aragón le "retrotrae" a los años 80 del siglo XX.

Eduardo Martínez, Clara Felipe y María Ángeles Cardiel.

Eduardo Martínez ha comparecido ante la Comisión de Comparecencias y Peticiones Ciudadanas de las Cortes de Aragón junto con otras dos miembros de la plataforma, Clara Felipe y María Ángeles Cardiel, quienes han reivindicado que continúen abiertas las unidades de salud mental de los barrios de la capital aragonesa por considerar necesario que los pacientes sean atendidos en su contexto vital.

El psiquiatra ha valorado la decisión del Departamento de cerrar unidades y reagrupar a los profesionales en dos centros, afirmando que "la vuelta a los modelos hospitalo-céntricos significa trabajar no en equipo o dificultar el trabajo en equipo, centrar el foco de la intervención en las unidades de corta estancia, no en las de salud mental y, desde luego, quedar de espaldas a los equipos multiprofesionales, alejarnos de los dispositivos comunitarios, rehabilitadores".

Martínez ha señalado que le tocó "bregar" contra el modelo sanitario "hospitalo-céntrico", implantado en los sectores de los hospitales Clínico y Royo Villanova, cuando puso en marcha el Plan de Salud Mental Comunitaria de Aragón, entre 1986 y 1991. El facultativo ha señalado el proyecto de unificación de las unidades "nunca ha sido una propuesta de los profesionales" y ha restado valor a las firmas recogidas por el Departamento para apoyar esta reforma, haciendo hincapié en que varios de los profesionales del servicio de Psiquiatría del Hospital Miguel Servet no tienen plaza en propiedad.