Redacción Médica
23 de septiembre de 2018 | Actualizado: Domingo a las 18:00

La región tiene la menor tasa de incidencia de acumulada de sida de España

El Gobierno continuará apostando por las políticas de prevención

Martes, 11 de enero de 2011, a las 18:23

Redacción. Albacete
Castilla-La Mancha "continúa siendo la comunidad española con la menor tasa de incidencia acumulada de sida" desde el comienzo de la pandemia en 1981, con 819,3 casos por millón de habitantes, según datos del registro regional de casos de sida actualizados a 30 de junio de este año.

Aunque los datos de 2009 son todavía provisionales, ya que aún no se ha cerrado la notificación de los nuevos casos declarados el año pasado, se confirma que se mantiene en Castilla-La Mancha la tendencia descendente iniciada en 1996 cuando se empezó a generalizar los tratamientos antirretrovirales de gran actividad.
 

Fernando Lamata ha presentado los últimos datos sobre sida en la región.

Con estos datos en la mano, el consejero de Salud y Bienestar Social, Fernando Lamata, recordó ayer que "no se debe bajar la guardia" y que se debe seguir trabajando tanto en la prevención como en el tratamiento no sólo en España, sino haciendo un esfuerzo cooperando también con los países pobres para la erradicación de esta enfermedad.

Lamata, que presentó los datos en el marco de los actos del Día Mundial del Sida que se celebra el próximo 1 de diciembre, aseguró que el Gobierno regional "continuará apostando" por las políticas preventivas, especialmente en el uso del preservativo, para hacer frente al sida. Además, esta política se complementa con la potenciación de la consulta joven en los centros de salud y la promoción de los test de sida desde los servicios de atención sanitarios, de los que ya se han realizado más de 82.000, el 96 por ciento de ellos en centros públicos. Por otro lado, los hospitales públicos han ofrecido este año casi 10.000 tratamientos antirretrovirales para atender a unos 1.000 pacientes con VIH. Para tal fin, han destinado un importe global de 12,3 millones de euros.

En esa línea, la Consejería de Salud y Bienestar Social mantiene además su colaboración con las asociaciones implicadas en la prevención y control del sida en pacientes sin recursos personales o familiares; apoyando los programas de dispensación de metadona e intercambio de jeringuilla con las farmacias, además de financiar la actividad del Centro de Basida, en Manzanares, y la Casa de Acogida Hogar 2000, de Toledo, que han atenido este año a unos 30 pacientes.

Por otra parte, el consejero señaló que la calidad de vida y la supervivencia de los pacientes infectados por el VIH dependen en gran parte del diagnóstico precoz. Así, un diagnóstico de infección por VIH es tardío cuando se realiza en un paciente cuyo sistema inmunitario se encuentra ya deteriorado, es decir, cuando el diagnóstico de infección por VIH y el de sida son simultáneos.

Dos décadas de pandemia

Según los últimos datos presentados por el consejero, desde el comienzo de la epidemia en 1981 hay 1.417 casos declarados de sida de personas residentes en Castilla-La Mancha, de los que han fallecido, hasta el momento, 816 (el 57,6 por ciento del total). En las dos últimas décadas, la edad media al diagnóstico del sida ha pasado de los 30 años en el periodo 1983-1988 a los 40 en el periodo 2007-2009. En la transmisión heterosexual ha pasado de 39 a 43 años en varones y de 26 a 40 años en mujeres. Y por adicción a las drogas por la vía parenteral, de 28 a 40 años en varones y de 31 a 37 en mujeres.

El sida sigue siendo una enfermedad que afecta sobre todo a personas del sexo masculino, ya que el 83% de los casos diagnosticados en Castilla-La Mancha desde 1981 son varones, y de ellos, seis de cada diez enfermos tienen edades entre los 25 y 39 años. Además, uno de cada cien casos registrados en Castilla-La Mancha corresponde a menores de 13 años.

La vía de transmisión de la enfermedad más frecuente es la adicción a las drogas por la vía parenteral, en el 64,1% de los casos, seguida de las relaciones heterosexuales, en un 17,9%, y las homo y bisexuales, en un 8%. La transmisión heterosexual tiene más peso relativo en mujeres (36% de los casos femeninos), que en hombres (23,9% de los casos masculinos), mientras que el contagio por adicción a las drogas por la vía parenteral tiene más peso relativo en hombres (67,2%) que en mujeres (49%).

En los últimos años, sin embargo, se observa un cambio en el patrón de categorías de transmisión relacionadas con el sida.Así, hay un aumento de los casos debido a la transmisión heterosexual (21,9% en el periodo de 1981-1996 y 31,5% en el periodo de 1997-2010).

En las mujeres se produce un aumento importante de casos relacionados con transmisión heterosexual (del 28,7% en el periodo 1981-1996 al 45,6% del total de los casos femeninos en el periodo 1997-2010). Por otro lado, disminuye el contagio por drogas en vía parenteral, del 69,6% al 56,5%, con especial incidencia en las mujeres.

En los últimos diez años, las enfermedades indicativas de sida más frecuentes en adultos y adolescentes corresponden a tuberculosis de cualquier localización (29,5%), neumonía por pneumocystis jirovecii (23,6%) y neumonía recurrente (14,7%).