Redacción Médica
18 de julio de 2018 | Actualizado: Martes a las 18:45

La región tendrá los primeros certificados de profesionalidad en Electromedicina de España

El módulo de prácticas se ha desarrollado conjuntamente en el Hospital Virgen de la Luz de Cuenca y en el Complejo Hospitalario de Toledo

Lunes, 23 de abril de 2012, a las 16:24

Redacción. Toledo
Los primeros trabajadores que tendrán un certificado de profesionalidad oficial en electromedicina del país están en Castilla-La Mancha, ya que en esta región se han impartido los dos primeros cursos de estas características en España.

Jesús Manzanares.

El módulo de prácticas se ha desarrollado conjuntamente en el Hospital Virgen de la Luz de Cuenca y en el Complejo Hospitalario de Toledo (CHT), ambos pertenecientes al Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (Sescam), según ha resaltado en un comunicado la Sociedad Española de Electromedicina e Ingeniería Clínica (Seeic).

El presidente de Seeic, Jesús Manzanares, ha explicado que el certificado de profesionalidad es el instrumento de acreditación oficial de las Cualificaciones Profesionales, que capacita para el desarrollo de una actividad laboral con significación para el empleo y asegura la formación necesaria para su adquisición.

Ha valorado que los certificados de profesionalidad tienen dos ventajas, pues por un lado son soportes formativos y, por otro, de acreditación de las cualificaciones profesionales. El presidente de Seeic ha destacado que el curso impartido en Castilla-La Mancha se está tomando como referencia nacional en su modalidad y formato, para servir en el desarrollo de dichos certificados en otras comunidades autónomas, como el País Vasco, Aragón, La Rioja o Cantabria.

El bloque teórico se ha desarrollado en las instalaciones del Campus de la Universidad de Castilla-La Mancha y del Instituto de Educación Secundaria "San José", ambos de Cuenca. Por otra parte, el módulo de prácticas obligatorias se ha desarrollado conjuntamente en el Hospital Virgen de la Luz de Cuenca (18 alumnos) y en el Complejo Hospitalario de Toledo (1 alumno).

Aunque en la propuesta inicial se había fijado un total de 15 alumnos, debido al elevado número de solicitudes, y que quintuplicaban las plazas ofertadas, las admisiones se ampliaron a 19 profesionales, llegados de todas las provincias de Castilla-La Mancha.