Redacción Médica
20 de julio de 2018 | Actualizado: Viernes a las 18:30

La red de centros preferentes para la atención de alumnos con TEA se amplía en Aragón

El próximo curso escolar contará con 16 colegios, dotados de mayor profesorado especializado

Jueves, 21 de agosto de 2014, a las 12:00
Redacción. Zaragoza
El departamento de Educación del Gobierno de Aragón amplía la red de centros preferentes para alumnos con trastorno del espectro autista (TEA). De esta forma, Aragón tendrá el próximo curso escolar 16 centros preferentes, tres más que el año pasado. Los nuevos centros son: el CEIP Julio Verne de Zaragoza, el colegio Condes de Aragón y el IES Andalán de Zaragoza.

Manuel Magdaleno, director de Política Educativa y Educación Permanente del Gobierno de Aragón. 

Estos colegios se unen a unen a los otros trece que ya venían atendiendo a estos alumnos: el IES Félix de Azara, el CP. Monsalud de Zaragoza, el Colegio La Salle de Teruel, el CEIPS Cristo Rey, CEIP César Augusto, CEIP Lucien Briet, CEIPS El Salvador, CEIP Jerónimo Zurita y Castro, CEIPS María Auxiliadora, CEIP Marcos Frechín, CEIP Hispanidad y CEIPS Santa María del Pilar en Zaragoza y CEIP Ramón y Cajal de Cuarte de Huerva.

Todos estos espacios educativos cuentan por primera vez, desde el pasado curso, con una reglamentación específica que se adapta a sus particularidades y que les dota de mayor profesorado especializado.

La nueva normativa permite ampliar las etapas educativas en los centros TEA. En este sentido, Manuel Magdaleno, director de Política Educativa y Educación Permanente, ha explicado que “hasta el curso pasado, estos centros iban dirigidos a alumnos de Primaria (de 6 a 12 años), con alguna excepción en Infantil. Ahora la atención especializada en estos colegios abarcará desde los 3 años hasta los 16; es decir, desde segundo ciclo de Infantil hasta Educación Secundaria Obligatoria”.

Con esta decisión, el Gobierno de Aragón pretende clarificar y flexibilizar los criterios que deben tener en cuenta los servicios de orientación educativa para definir cuál es la escolarización más adecuada de estos niños y que se debe concretar después de una evaluación psicopedagógica.

El objetivo es que los pequeños se escolaricen en la medida de lo posible en sus centros ordinarios con los apoyos necesarios y reducir el número de alumnos en centros de educación especial sólo para aquellos casos en que sea absolutamente necesario.