Redacción Médica
21 de julio de 2018 | Actualizado: Sábado a las 16:00

La receta electrónica termina de implantarse en septiembre

En este momento, su grado de instauración ya es del 80 por ciento

Sábado, 06 de julio de 2013, a las 12:44

Redacción. Valencia
La Consejería de Sanidad concluirá en septiembre la implantación, en la Comunidad Valenciana, de la receta electrónica, cuyo grado de instauración es, en este momento, del 80,21 por ciento, cubriendo a una población de más de cuatro millones de pacientes y 1.832 oficinas de farmacia.

Manuel Llombart, consejero de Sanidad autonómico.

Según han informado fuentes del Departamento de la Generalitat, la receta electrónica, con la que se muestra satisfecha el 76 por ciento de las personas que ya la utilizan, también ha producido una disminución de la presión asistencial, ya que el 61 por ciento de los usuarios acude menos al centro de salud.

El proceso de receta electrónica comenzó a implantarse en marzo de 2008 y, actualmente, el 95 por ciento de las recetas que se dispensa en la Comunidad Valenciana se hace por medio de prescripción electrónica. La dispensación electrónica es el proceso por el que un paciente acude a una farmacia y, cediendo su tarjeta SIP, el sistema informático de la oficina recupera los registros electrónicos en los que consta la medicación pendiente de dispensar al paciente.

La receta electrónica ya está implantada en el 100 por cien de las provincias de Castellón y Valencia, lo que supone la desaparición de la receta en papel para más de 3,3 millones de ciudadanos que visitan las 1.510 oficinas de farmacia que hay en esas dos provincias.

En Alicante, de momento está implantada en el 42 por ciento de la provincia, donde funciona en cuatro departamentos de salud (Alcoi, Dénia, Marina Baixa y Elda) y cubre una población de cerca de 672.000 alicantinos y 325 oficinas de farmacia.

Según las fuentes, las oficinas de farmacia del resto de la provincia de Alicante irán incorporándose a la receta electrónica a medida que se homologuen sus sistemas de gestión.

De este modo, la primera semana de septiembre, arrancarán los departamentos de Orihuela y Torrevieja (3 y 5 de septiembre, respectivamente); la segunda semana los de Vinalopó y Elche-Hospital General (10 y 12 de septiembre, respectivamente); y la tercera semana, San Juan y Alicante-Hospital General (17 y 19 de septiembre, respectivamente).

Con ello, quedará cubierta una población de 1.139.368 alicantinos más, que se sumarán a los 672.000 que ya disponen de ella, así como las 452 oficinas de farmacia restantes para completar las 776 boticas de la provincia con receta electrónica.

En el modelo de receta electrónica de la Comunidad participan tres sistemas de información, el primero de ellos GAIA, a través del cual el facultativo determina los tratamientos.

El segundo es el sistema de gestión de las oficinas de farmacia mediante el cual el farmacéutico puede recuperar las prescripciones electrónicas y ejecutar la dispensación, y el tercero, SICOF (sistema de información de los Colegios Oficiales de Farmacéuticos), ubicado entre la oficina de farmacia y el módulo de prescripción de GAIA.

El proceso es sencillo, ya que el médico de Atención Primaria prescribe al paciente la medicación que precisa y éste sale de la consulta con su SIP y con un informe de tratamientos vigentes, con un código de barras, que recoge toda la medicación que necesita y las fechas de recogida en la farmacia.

El farmacéutico lee en la oficina la tarjeta SIP y el código de barras y le entrega la medicación. Según encuestas realizadas a los pacientes que ya utilizan esta receta electrónica, el 82 por ciento asegura que le ha supuesto ventajas y el 76 por ciento está satisfecho con ella.