17 nov 2018 | Actualizado: 18:20

La receta electrónica llegará a todo Aragón dentro un año o año y medio

Los sistemas están preparados para su extensión tanto al ámbito rural como al urbano

Martes, 28 de febrero de 2012, a las 17:08

Redacción. Zaragoza
La receta electrónica, que ya utilizan 1.115 pacientes en la zona de salud de Cariñena, llegará a toda la población aragonesa aproximadamente en un año o año y medio, para sustituir a la tradicional en papel, y está prevista su extensión al ámbito hospitalario.

Tomás Tenza.

Este sistema, que funciona en Cariñena desde hace dos meses y que la próxima semana se comenzará a desarrollar en Ayerbe (Huesca) y Calanda (Teruel), ofrece comodidad, confidencialidad y seguridad al paciente, sobre todo a los crónicos, y reduce el trabajo burocrático tanto de los facultativos como de los farmacéuticos.

Para comprobar su funcionamiento, se han desplazado a la localidad zaragozana el director gerente del Servicio Aragonés de Salud, Tomás Tenza, el director de Atención Primaria, Vicente Compaired, y el presidente del Colegio de Farmacéuticos de Zaragoza, Juan Carlos Gimeno.

Hasta ahora, en la zona de salud de Cariñena se han dispensado 5.419 recetas electrónicas a 1.115 pacientes de los alrededor de 8.000 con tarjeta sanitaria, pertenecientes a la propia localidad y a las de Longares, Aguaron, Alfamén, Villanueva de Huerva, Paniza y Cosuenda Según Compaired, tras las pruebas piloto en Cariñena, Ayerbe y Calanda, está previsto que en año o año y medio el sistema de receta electrónica, en el que se han invertido alrededor de 700.000 euros, se extienda a toda la Comunidad.

En el caso de Teruel, en 2008 se puso en marcha un programa piloto que según el director de Atención Primaria no funcionó de manera adecuada, por lo que posiblemente tendrán que cambiarlo para que haya un único modelo en toda la Comunidad aragonesa.

Por ello, el director gerente del Salud ha dicho que han esperado dos meses para asegurarse del correcto funcionamiento y que, a partir de ahora, están preparados para su extensión tanto al ámbito rural como al urbano, en hospitales y en Atención Primaria.

La idea, según Tenza, es que se pueda salir de urgencias con la receta electrónica, aunque el problema de los hospitales es que todavía tienen que desarrollar la historia clínica electrónica, que espera que esté entre este año y el próximo.

Prueba real

Los responsables sanitarios y los medios de comunicación han podido asistir a una prueba real del proceso en Atención Primaria, que ha comenzado con la visita de Mariano Comedas al centro de salud de Cariñena donde un médico de familia, Antonio Oto, ha seleccionado en su pantalla de ordenador algunos de los fármacos habituales del paciente para pasar de receta en papel a electrónica.

Al paciente, Oto le ha entregado una hoja de información con los medicamentos que debe tomar, con la posología ajustada y el tiempo que debe tomarlos, mientras que ha activado en el sistema, con su firma digital, la prescripción que le ha recetado.

Un proceso que ha comenzado de manera experimental en junio de 2011 y a implantarlo en el pasado mes de enero y que según ha explicado le ahorrará, cuando tenga todas las tarjetas sanitarias asignadas volcadas en el programa, entre hora y media y dos horas diarias, que podrá utilizar para realizar ecografías o investigar.

Por su parte, Mariano Comedas ha explicado, en su primer día con receta electrónica, que le ha parecido muy bien porque le excusa de acudir dos veces al médico, una para dejar el sobre con los fármacos que necesita y otra para recoger la receta.

Así, directamente se ha dirigido a la farmacia donde Manuel Francisco Montero, una vez pasada su tarjeta sanitaria por el ordenador, ha recuperado los medicamentos prescritos y se los ha dispensado.

Según el farmacéutico, es un proceso sencillo que, además de permitir identificar las posibles dispensaciones erróneas para una mayor seguridad, elimina burocracia y facilita la facturación.

Para el presidente de los farmacéuticos aragoneses, la receta electrónica marca un "antes y un después" en el trabajo de la farmacia, aunque el mayor beneficiado es para el paciente, especialmente el crónico polimedicado, ha dicho.

La puesta en marcha del sistema, que se basa en un acuerdo marco firmado el año pasado entre los colegios de farmacia y el Salud, ha transcurrido en estos dos meses sin incidencias pero según Gimeno habrá que esperar dos meses más para comprobar que funciona correctamente, ya que es bastante complejo.

Gimeno ha explicado que a final de año todas las farmacias aragonesas tendrán instalado el programa dentro de sus variados sistemas de gestión y ha agregado que en su opinión la última fase debería ser en Zaragoza capital.