Redacción Médica
26 de septiembre de 2018 | Actualizado: Martes a las 21:50

La receta electrónica, a pleno rendimiento en toda la comunidad

Más de 1.200.000 han sido retiradas en las tres provincias, cifra que avala el buen funcionamiento desde su implantación en febrero de 2012

Miércoles, 13 de noviembre de 2013, a las 11:19

Redacción. Zaragoza
Tener un control exhaustivo y preciso por parte del personal sanitario de los medicamentos y cantidades que el paciente necesita. Bajo esta premisa, el departamento de Sanidad, Bienestar Social y Familia del Gobierno de Aragón comenzó a instaurar el sistema de la receta electrónica en febrero del año 2012 en los diferentes sectores sanitarios.

Ricardo Oliván, consejero.

Un proceso de implantación que se ha ido realizando de forma paulatina y que culmina con su funcionamiento a pleno rendimiento ya que se han retirado un total de 1.269.160 recetas electrónicas en todo Aragón y se han producido más de 13 millones de dispensaciones en 719 farmacias aragonesas.

Esta cifra se traduce a su vez en que de los ocho sectores existentes en la Comunidad Autónoma, el sistema funciona en 114 de las 125 Zonas Básicas de Salud: La e-receta fue puesta en marcha por el departamento de Sanidad, Bienestar Social y Familia del Gobierno Aragón a finales de febrero de 2012 cuando se inauguró en Cariñena (Zaragoza), y después de ponerse en marcha en 21 zonas de salud del medio rural, se inició en Zaragoza ciudad, en concreto en Valdefierro y Parque Goya.

Desde entonces, se ha ido instaurando en las diferentes zonas básicas de salud aragonesas con la finalidad de consolidarse como un sistema cómodo y seguro de prescribir y dispensar los medicamentos que permite un gasto farmacéutico ajustado al consumo real ya que solo se dispensan los medicamentos que necesita el paciente

Además, se trata de un sistema cuyas ventajas se materializan en la eliminación de trabajo burocrático para los facultativos de atención primaria, la incorporación del farmacéutico como un agente de salud y la eliminación de las visitas innecesarias del paciente a buscar recetas a los centros de salud.