Redacción Médica
22 de julio de 2018 | Actualizado: Sábado a las 20:00
Jueves, 01 de diciembre de 2011, a las 14:54

Redacción. Santander
La prueba rápida del sida se podrá hacer el próximo año en algunas farmacias de Cantabria, según ha anunciado la consejera de Sanidad y Servicios Sociales, María José Sáenz de Buruaga, que ha señalado el interés de su departamento por potenciar dicha prueba, que en unos 15 minutos permite descartar una posible infección por VIH.

La consejera ha avanzado que, con este objetivo, está previsto firmar un convenio de colaboración con el Colegio de Farmacéuticos de Cantabria para ofrecer esta prueba en algunas farmacias de la comunidad autónoma.

A nivel asistencial, y respondiendo a una demanda de los afectados, Sáenz de Buruaga ha indicado que los pacientes con lipoatrofia facial serán tratados en un centro sanitario mediante cirugía reparadora.
La consejera ha informado sobre estas medidas en una rueda de prensa en la que también ha dado a conocer que en lo que va de año se han notificado 12 nuevos casos de sida en Cantabria, 7 hombres y 5 mujeres.

En su comparecencia, la responsable de Sanidad ha destacado la importancia de la prevención y el diagnóstico precoz como principales medidas para hacer frente a esta enfermedad y conseguir la meta que es llegar a cero, tal y como recoge el lema del Día Mundial del Sida de este año.

Desde el inicio de esta epidemia se han registrado en la comunidad autónoma unos 700 casos. En 2010 la tasa de notificaciones en Cantabria fue de 17,18 casos por millón de habitantes, inferior a la media nacional que se situó en 24,71 casos.

El número de casos se mantiene muy estable desde finales de la década de los 90, cuando gracias a los tratamientos con retrovirales descendió bruscamente la incidencia, que llego a alcanzar cifras de 80 casos nuevos al año.

Sáenz de Buruaga ha comentado que, al igual que en el resto de países occidentales europeos, se ha constatado un incremento del número de casos en varones que practican sexo con varones y un descenso de casos de transmisión por vía parenteral.

En cuanto al número de infecciones por VIH, que son aquellos casos positivos que aún no han desarrollado la enfermedad, la consejera ha indicado que los últimos datos revelan un total de 41 positivos en 2010. Ha explicado que estos pacientes son seguidos y controlados a través del Servicio Cántabro de Salud, aplicándose un tratamiento antirretroviral cuando su nivel inmunológico descienda de forma peligrosa.