21 nov 2018 | Actualizado: 19:20
Lunes, 21 de enero de 2013, a las 15:22

Redacción. Pamplona
Mesa y Junta de Portavoces del Parlamento han admitido a trámite la proposición de ley presentada por PSN, NaBai, Bildu e I-E para que se derogue el decreto sobre reforma sanitaria. Se debatirá en procedimiento de urgencia y en lectura única previsiblemente en el pleno del día 8 de febrero. UPN ha manifestado al respecto que "si se aprueba una ley habrá que cumplirla".

De izquierda a derecha: De Simón (portavoz de Sanidad de Izquierda-Ezquerra), Caro (PSN) y Ruiz (Bildu).

El portavoz de Izquierda-Ezkerra, José Miguel Nuin, ha pedido a la consejera de Salud del Gobierno foral, Marta Vera, que "no sea temeraria" y "no monte ningún lío" con la aplicación del decreto. Ha solicitado así al Ejecutivo que lo retire en la sesión de Gobierno de este miércoles.

Por su parte, el regionalista Carlos García Adanero ha manifestado que si el próximo 8 de febrero se aprueba dicha proposición de ley "habrá que cumplir la ley". "Si la ley deja abierta alguna interpretación, el departamento sabrá", ha dicho, para afirmar que "lo que va a hacer el Gobierno es cumplir la ley seguro, como hace con todas las leyes".

Ha lamentado que los grupos se unan para "tirar todo por tierra" y ha criticado que "no han dado ninguna alternativa ni han dicho qué se quiere mejorar". "Todo negativo, nada positivo", ha opinado.

El socialista Roberto Jiménez ha pedido que se "retire" el decreto y ha dicho que le "preocupa mucho que se diga por el Gobierno de Navarra que se va a seguir con el decreto independientemente de lo que diga el Parlamento".

"Sería la tercera ley que este Gobierno se pasa por alto", ha censurado, para advertir de que "si la ley se aprueba el decreto queda derogado y si intentaran implantar el decreto estaríamos hablando de prevaricación".

Por su parte, la diputada de Bildu, Maiorga Ramirez, ha defendido la tramitación rápida de la proposición de ley para "impedir que la voluntad del Gobierno de Navarra de actuar al margen del Parlamento pueda sustanciarse". Y ha considerado "muy grave" que una consejera del Gobierno foral "diga que va a ignorar las decisiones del Parlamento". Ha señalado que "podríamos estar una prevaricación política".