17 nov 2018 | Actualizado: 19:00
Miércoles, 22 de enero de 2014, a las 12:21

Redacción. Pamplona
La Plataforma Navarra de Salud ha mostrado su descontento con la propuesta para la reforma de la atención sanitaria ya que "empeoran el servicio, atentan a la equidad universal, está orientado a una reducción de los costes y les falta el consenso de los organismos sociales". Además, han apostado por "potenciar" el papel de los centros de salud, ya que, de lo contrario, "seguirán aumentando las urgencias hospitalarias y extrahospitalarias".

Por otro lado, han apoyado la iniciativa legislativa municipal presentada por 160 ayuntamientos para garantizar la atención sanitaria en las zonas rurales para que "se respeten los derechos de todas las personas, independientemente de la zona en la que residan".

Así lo han señalado representantes de la citada plataforma en una sesión de trabajo en el Parlamento foral, a petición de Bildu y Aralar-NaBai, en la que han valorado el documento 'Estudio de las necesidades sanitarias de población de las zonas rurales', así como el borrador de la propuesta para la reforma de la atención sanitaria continuada y urgente.

La Plataforma, conformada por profesionales del SNE, del Colegio de Enfermería, sindicatos, trabajadores de cocinas y limpiezas y organizaciones sociales, entre otros colectivos, ha considerado "prioritario" consolidar "un bloque social y ciudadano que defienda el sistema de salud como pilar básico del estado de bienestar".

En este sentido, Jon Apalategi, médico de familia, ha criticado que estos documentos "no incluyen aspectos de mejora organizativa" en las urgencias rurales, que en la actualidad se encuentran "en una situación conflictiva", y ha remarcado que "la búsqueda del consenso social en este tema está pendiente del debate a nivel sindical y de sectores municipales".

Por su parte, Maite Zudaire, enfermera en una zona rural, ha censurado que el 'Estudio de las necesidades sanitarias de población de las zonas rurales' "no es un estudio de las necesidades, sino que cuenta de manera parcial lo que existe hoy en día". Además, ha criticado que este documento "está basada en un modelo economicista y de recorte".

En esta línea, ha abogado por impulsar un modelo de atención en las zonas rurales "basado en riesgos, coberturas y derechos exigibles para todas las personas, independientemente de la zona en la que residan" y ha respaldado la iniciativa legislativa municipal presentada por más de un centenar de ayuntamientos para "garantizar por ley" la atención sanitaria en las zonas rurales.

Según ha expuesto, cuando hay una urgencia vital, que "afortunadamente hay pocas", la administración "tiene que tener preparado los dispositivos y los medios para atenderla en un tiempo razonable, nunca por encima de los 20 minutos". "En estos momentos no podemos volver a la edad de las cavernas, hemos tenido una buena sanidad y tenemos que tener la mejor, porque la urgencia vital puede ser para cualquier persona", ha advertido.

Situación de las urgencias extrahospitalarias

Por otro lado, Maite Velasco, trabajadora del centro Doctor San Martín, ha abordado la situación del servicio de urgencias extrahospitalarias y ha criticado que el departamento de Salud "pretenda reducir los centros que atienden este servicio a dos, al centro Doctor San Martín y Buztintxuri".

Ha explicado que en estos momentos "no es que estén aumentando las urgencias, sino lo que están aumentando son los procesos agudos" y ha alertado de que "el servicio está completamente desbordado". A esto, ha remarcado, se suma "el aumento de la atención domiciliaria, ya que cada vez hay más población anciana que no se puede desplazar".

Por todo esto, Félix Zabalza, trabajador del centro de Salud de San Jorge, ha apostado por "seguir potenciando los centros de salud" que, a su juicio, "se están dejando un poco de lado con el tema de la crisis y que no hay dinero" y ha remarcado que "si estos centros no están potenciados, seguirán aumentando el número de urgencias tanto hospitalarias como extrahospitalarias".

Ha criticado, además, que "se está disminuyendo continuamente el personal de atención primaria pese a que el envejecimiento de la población va requiriendo más recursos y más personal", motivo por el que ha incidido en reclamar "más inversión para los centros de salud". "Si no gastaremos el doble en hospitalizaciones que se podían haber prevenido en atención primaria y en los centros de salud", ha asegurado.

Postura de los grupos

En el turno de los grupos parlamentarios, Bakartxo Ruiz, de Bildu,  ha considerado que "las dudas y preocupaciones" expuestas por la plataforma son "totalmente lógicas" y ha criticado el "afán economicista" del departamento de Salud en las reformas que propone "a pesar de que hablamos de servicios públicos y de equidad". "Todos los ciudadanos de Navarra, vivan donde vivan, tienen derecho a una sanidad de calidad", ha zanjado.

En términos similares se han pronunciado la parlamentaria de Aralar-NaBai Asun Fernández de Garaialde, quien ha puesto de manifiesto "el deterioro que se está produciendo en Navarra en materia sanitaria". En su opinión, en las propuestas del departamento de Salud "no hay equidad, no mejoran los servicios y además no están consensuadas".

Por su parte, el regionalista Antonio Pérez Prados no ha compartido las afirmaciones y las conclusiones "categóricas y poco fundamentadas" que, en su opinión, han realizado los miembros de la plataforma y ha defendido el trabajo desarrollado por el Departamento de Salud.

Desde las filas del PSN, Samuel Caro, tras señalar que "no conoce" el planteamiento oficial del departamento de Salud sobre la atención continuada y urgente, ha apostado por que la "premisa fundamental" para la propuesta que se haga sea que "no haya ningún cierre en puntos de atención continuada" y se "busque una mejora de los medios que los profesionales de las zonas rurales tienen".

En representación del PPN, Enrique Martín de Marcos también ha apostado por "potenciar la atención primaria y dotarla de los recursos adecuados y de mayor capacidad resolutiva" y si bien ha considerado que se debe trabajar para "reducir costes", ha defendido que los mismos "no pueden reducir la calidad".

Finalmente, Marisa de Simón, de I-E, ha felicitado a la plataforma por el trabajo que están realizando y ha criticado que el departamento "no esté contando con el personal sanitario de las zonas rurales para la reforma". "El acceso a la atención sanitaria no se puede basar sólo por el número de habitantes, sino por riesgos y prestaciones exigibles para todas las personas", ha concluido.