13 nov 2018 | Actualizado: 18:50

La oposición exige a Palacios que “no mienta más” sobre el Rosell

Denuncia una privatización encubierta por el recorte de los presupuestos y el aumento de las concesiones

Lunes, 26 de noviembre de 2012, a las 13:59

Redacción. Murcia
El Grupo Parlamentario Socialista en la Asamblea regional de Murcia considera que la consejera de Sanidad no puede seguir retrasando por más tiempo las explicaciones sobre la verdad de lo que está pasando en el hospital Santa María del Rosell en Cartagena.

Teresa Rosique, portavoz de Sanidad del PSRM.

La responsable de Sanidad del Grupo Parlamentario Socialista, Teresa Rosique exige a la Consejería de Sanidad “que no se mienta más sobre este hospital y dejen de esconderse detrás de eufemismos, como que ‘el Rosell no se cierra’, cuando lo que están llevando a cabo es un desmantelamiento progresivo de todos los servicios que determinan que un centro sanitario sea considerado un hospital”.

Tampoco pueden seguir utilizando como excusa para el desmantelamiento del Rosell el mensaje de que esta Área de Salud cuenta con el nuevo hospital de Santa Lucía, argumentan. La consejera de Sanidad manifestó en la Asamblea que el Rosell debía seguir siendo un hospital con 328 camas y 8 quirófanos de cirugía mayor ambulatoria, cuando se abriera el nuevo hospital, ya que era necesario para resolver el déficit hospitalario de esta área de salud, “algo que se ha incumplido de manera flagrante”.

Rosique ha señalado que en el Rosell, los únicos ingresos que se están realizando son los de psiquiatría y las intervenciones quirúrgicas que se realizan son las que no necesitan ingresos. “Por tanto, este centro ha dejado de ser un hospital y, a pesar de ello, desde el Servicio Murciano de Salud (SMS) se sigue mintiendo a los ciudadanos asegurando que el Rosell es el segundo hospital de Cartagena”.

Este desmantelamiento se refleja claramente en los Presupuestos 2013 para el Área de Salud II, que comprende los municipios de Cartagena, La Unión, Mazarrón y Fuente Álamo. Se recortan en 26 millones de euros respecto de 2012, fundamentalmente en personal y gastos de funcionamiento. Sin embargo, los conciertos para asistencia sanitaria con empresas privadas se incrementan un 128 por cien.

En opinión de la diputada, que ha pedido una nueva comparecencia de Palacios en la Asamblea para explicar este tema, estos presupuestos indican claramente hacia donde dirige el PP la sanidad: al “deterioro de este servicio público y a la privatización del mismo”.