Redacción Médica
16 de julio de 2018 | Actualizado: Lunes a las 10:50

“La opinión pública no es consciente de la encrucijada en la que se encuentra la sanidad”

El control y racionalización del gasto farmacéutico centra un debate marcado por las iniciativas individuales de las autonomías

Miércoles, 27 de abril de 2011, a las 17:25

Imagen de la mesa inaugural con el director general de Gestión Económica y de Compras de Productos Sanitarios y Farmacéuticos de la Comunidad de Madrid, Pedro Llorente, en el centro, flanqueado por el presidente de la Fundación para la Investigación Biomédica, José Soto, y la directora de relaciones institucionales de Chiesi España, Carmen Basolas.

Javier Leo / Fotografías: Miguel Ángel Escobar. Madrid
El debate sobre la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud (SNS) ha vuelto a protagonizar las preocupaciones de los gestores sanitarios de nuestro país en una jornada de debate organizada por Chiesi y la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid. Bajo el título ‘Estrategias adoptadas en España y en Europa para mantener la sostenibilidad de los sistemas sanitarios’, la reunión se ha centrado en los distintos modelos de racionalización del gasto sanitario, especialmente en lo referido a la reducción del gasto farmacéutico.

“La opinión pública no es consciente de la encrucijada en la que se encuentra la sanidad en España”, ha asegurado el director general de Gestión Económica y de Compras de Productos Sanitarios y Farmacéuticos de la Comunidad de Madrid, Pedro Llorente, durante la inauguración del encuentro. Para Llorente, “el debate generado en torno a la reforma de las pensiones debería trasladarse con la misma intensidad a la cuestión de la sostenibilidad del sistema sanitario, tal y como lo conocemos”.

Integrantes de la mesa de debate sobre medidas autonómicas. De izquierda a derecha: Javier Bautista, responsable del Plan Andaluz de Farmacia; Encarnación Cruz Santos, de la subdirección de Compras de Farmacia y Productos Sanitarios de la Comunidad de Madrid; José Clérigues, director general de Farmacia de la Comunidad Valenciana; y Neus Rams, subdirectora general de Farmacia y Productos Sanitarios del Departamento de Salud de la Generalitat de Cataluña.


En esta misma línea, el dirigente madrileño ha hecho especial hincapié en la importancia de racionalizar el gasto farmacéutico, que solo en su comunidad duplica el gasto destinado a la formación universitaria y supone uno de cada diez euros del presupuesto autonómico, unos 2.000 millones de euros. “Debe abrirse un periodo de reflexión y proporcionar un marco regulatorio de predictibilidad y estabilidad para el sector; en el segundo semestre se podrá ver si los decretos de recorte implantados por el Gobierno son efectivos”, ha apuntado Llorente.

Por su parte, la subdirectora general de Farmacia y Productos Sanitarios del Departamento de Salud de la Generalitat de Cataluña, Neus Rams, ha señalado que, como en el caso de su comunidad, “se está hablando mucho de los recortes a corto plazo y poco del futuro, pero lo cierto es que se está trabajando en ello”. El cambio en el modelo de gestión que se avecina debe, a juicio de Rams, “contar con los profesionales sanitarios como principal motor, aunque para abordar estos profundos cambios se debe recuperar primero el clima de confianza adecuado”, ha reconocido.

A la izquierda, Alberto García Romero, presidente del COF de Madrid. En la imagen central Pedro Llorente, Carmen Basolas y José Soto. A la derecha: Ángel Cacho, vicepresidente de Semergen.


Otros representantes autonómicos, como Javier Bautista, responsable del Plan Andaluz de Farmacia, y José Clérigues, director general de Farmacia de la Comunidad Valenciana, también han intervenido en el debate. Bautista ha destacado el control del gasto conseguido en su comunidad gracias a la imposición del visado de inspección en ciertos medicamentos que, junto a otras medidas, ha conseguido que Andalucía tenga el gasto medio por receta más bajo de España, con 11,2 euros. Asimismo, Clérigues ha subrayado los beneficios del seguimiento farmacoterapéutico personalizado y la atención farmacéutica domiciliaria.