Redacción Médica
23 de septiembre de 2018 | Actualizado: Domingo a las 16:00

La ONT enseña a profesionales del Mancha Centro a comunicar “la peor de las noticias”

La región alcanzó en 2013 la media nacional con 34,7 donantes por millón de habitantes, récord que será premiado por la Organización Nacional de Trasplantes

Miércoles, 23 de abril de 2014, a las 15:47
Redacción. Ciudad Real
Once médicos y once enfermeras del área sanitaria Mancha Centro han participado en Alcázar de San Juan (Ciudad Real) en un curso sobre comunicación en situaciones críticas impartido por personal especializado de la Organización Nacional de Trasplantes (ONT).

Carmen Segovia.

La ponente ha sido Carmen Segovia, coordinadora de trasplantes que trabaja en ONT desde que se creó y que en la actualidad dirige este curso destinado a ayudar a los profesionales a comunicar malas noticias.

Para ello, según Segovia, es necesario “aprender a establecer una interacción más adecuada con las familias, saber comunicar adecuadamente, no solamente la información del día a día, sino la peor de las noticias, y saber intervenir en el duelo”.

“Aunque parezca mentira a los profesionales de la salud no se nos forma para comunicar, para transmitir lo que habitualmente hacemos, es lo único que aprendemos de manera intuitiva, y lo hacemos con una tensión añadida cuando se trata de comunicar malas noticias”, en palabras de Segovia.

Una buena comunicación ayuda a todos los niveles, y en el caso de un potencial donante, puede establecer el ambiente de calidez necesario para plantear en el momento peor de una familia, de un ser querido, la posibilidad de ayudar a otros a través de la donación.

La ponente del curso ha señalado que a la hora de comunicar una mala noticia a una familia, el profesional lo que se tiene que saber es que “el duelo es una experiencia única y profesional, y que cualquier reacción producto del dolor es aceptable”. “Una vez que somos capaces de respetar y validar todas las reacciones, somos capaces de establecer esa calidez necesaria donde se ha de comunicar la peor de las noticias”, concluye Segovia.