Redacción Médica
22 de septiembre de 2018 | Actualizado: Viernes a las 19:50

La OMS aprende de sus errores y crea una red de respuesta rápida contra la gripe

El acuerdo marco podría facilitar el acceso a las vacunas, los antivirales y a los 'kits' de diagnóstico, sobre todo en los países en vías de desarrollo

Martes, 19 de abril de 2011, a las 10:44
Javier Leo. Madrid

Margaret Chan y Keiji Fukuda.

Los países miembros de la Organización Mundial de la Salud (OMS) han logrado establecer, tras una semana de negociaciones, un acuerdo marco de respuesta rápida para que, en caso de pandemia de gripe, las muestras de virus puedan ser compartidas e intercambiadas entre todos sus miembros, facilitando así la toma de medidas de protección de la salud pública. La nueva estructura de colaboración incluye ciertos sistemas de cobertura legal para la OMS, los laboratorios nacionales y la industria farmacéutica, algo que, según los responsables del proyecto, “permitirá fortalecer y hacer más efectiva la respuesta global a la próxima pandemia de gripe”.

Para asegurar que los deberes y obligaciones entre los principales actores se delimitan de forma correcta –incluyendo el uso de contratos-, el acuerdo marco ayudará a incrementar y agilizar el acceso a vacunas, antivirales y ‘kits’ de diagnóstico, especialmente en los países en vías de desarrollo. Durante un brote de gripe, conocer la composición exacta del virus que lo está provocando es crítico para monitorizar el avance de la enfermedad, saber cuál es el potencial del virus para desencadenar una pandemia y fabricar vacunas que salven el mayor número de vidas posible.

Sin embargo, los países en vías desarrollo con frecuencia tienen un acceso limitado a estas vacunas por no tener capacidad para fabricar estos productos por sí mismos y por el alto precio de estos productos. “Se ha recorrido un largo camino para llegar a este acuerdo, pero el resultado final es una victoria muy significativa para la salud pública”, ha destacado la directora general de la OMS, Margaret Chan.

Por su parte, el subdirector general de Seguridad Sanitaria y Medio Ambiente de la OMS, Keiji Fukuda, ha señalado que este acuerdo “proporciona un marco mucho más coherente y unificado para asegurar que los virus de la gripe están disponibles para que el sistema de la OMS controle el desarrollo de vacunas, antivirales e información científica, al mismo tiempo que garantiza un acceso más equitativo de los países en vías de desarrollo a estos beneficios".