10 dic 2018 | Actualizado: 18:35

La OMS advierte de la importancia del diagnóstico precoz del botulismo

Se han exportado a China productos lácteos contaminados con estas toxinas

vie 09 agosto 2013. 19.19H

Redacción. Madrid
La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha advertido que el éxito del tratamiento del botulismo "depende del diagnóstico precoz de la enfermedad", la cual está de actualidad por haber sidos exportados a China esta semana productos lácteos contaminados con estas toxinas.

Margaret Chan, directora de la OMS.

Así, la organización expone que la clave para prevenir la intoxicación de la bacteria 'Clostridium botulinum' es "usar materias primas", y es que ésta es la misma que se utiliza para producir 'Botox', "un producto farmacéutico predominantemente inyectado para uso clínico y cosmético", explican.

Aunque la OMS expone que los brotes de botulismo son "raros", reconoce que cuando se producen "son situaciones de emergencia que requieren de un rápido reconocimiento para identificar la fuente de la enfermedad". Además, se precisa de la distinción de los diferentes tipos de la misma, todo ello "para prevenir y administrar el tratamiento con eficacia", sostienen.

Ante lo expuesto, este organismo apuesta por "la vigilancia y la detección", y es que apoya el fortalecimiento de los sistemas de alerta internacionales "para garantizar la rápida detección de brotes locales y una respuesta internacional eficaz".

El motivo de este protocolo es que las toxinas botulínicas "son una de las sustancias más letales conocidas", ya que bloquean las funciones nerviosas, "y puede causar parálisis respiratoria y muscular", informan. Su tratamiento es la antitoxina, manifiestan al tiempo que señalan a la ingesta de neurotoxinas potentes en los alimentos contaminados como la principal causa.

Los primeros síntomas de la enfermedad son "fatiga, debilidad y vértigo", los cuales son seguidos por "visión borrosa, sequedad en la boca y dificultad en la deglución y el habla", explican los expertos. Además, pueden producirse "vómitos, diarrea, estreñimiento e hinchazón abdominal", añaden.

En cuanto a la incidencia de la patología en niños, ésta se produce sobre todo en bebés menores de seis meses de edad. En ellos, la sintomatología responde a "estreñimiento, pérdida de apetito, debilidad, gritos y pérdidas de control del equilibrio de la cabeza", indican.

Ante todas estas circunstancias, el diagnóstico suele basarse en la historia clínica y en el examen médico, así como en las pruebas de laboratorio. Sin embargo, y pese a ello, suelen producirse con frecuencia detecciones erróneas de botulismo.