15 nov 2018 | Actualizado: 19:10

La OMC plantea inhabilitar un año a Arribas y Atrio

Presidenta, vicepresidenta y secretario disponen de ocho días para presentar sus alegaciones

Martes, 24 de junio de 2014, a las 22:13
Cristina Mouriño. Madrid
La inhabilitación profesional por un máximo de un año es la solución que ha fijado la instructora del caso del Colegio de Médicos de Madrid, Rosa Pérez (presidenta del Colegio de Médicos de Lérida) para los tres miembros de la junta directiva de la institución madrileña que fueron expedientados: presidenta, vicepresidenta y secretario, por decisión de la Asamblea General de la Organización Médica Colegial (OMC) el pasado mes de marzo.

Según el pliego de cargos de la instructora al que ha tenido acceso Redacción Médica, el conflicto en la junta directiva del colegio madrileño se tipifica como “falta grave” que “podría ser corregida con la sanción tipificada en el artículo 65.4 de los Estatutos de la OMC  que dispone la suspensión del ejercicio profesional por tiempo inferior a un año” para los tres cargos de la junta. Los tres expedientados disponen ahora de un plazo de ocho días para presentar sus alegaciones.

Sonia López Arribas.

En el caso de la presidenta, Sonia López Arribas, la instrucción del caso considera que ha vulnerado el artículo 44.8 de los Estatutos de la OMC que establece que “el médico elegido para órganos institucionales de la Organización Médica Colegial debe cumplir el encargo con diligencia e imparcialidad en interés del colectivo y no defraudar las expectativas electorales”. Asimismo, asegura que ha lesionado el artículo 44.10 del Código de Deontología Médica que señala que “los directivos colegiales respetarán las legítimas actuaciones de las de las juntas o asambleas y el ejercicio responsable del derecho a decidir los asuntos por votación”.

Según recoge el documento, los cargos podrían enmarcarse en las faltas calificadas como graves en los Estatutos de la OMC en sus artículos 64.3.b, que engloba los actos que atentan a la moral y honorabilidad de la profesión; el 64.c que contempla la infracción grave del secreto profesional y el 64.5 que regula el incumplimiento del Código Deontológico. Los pliegos de cargos en el caso de la presidenta resuelven que la falta grave podría ser resuelta con la suspensión del ejercicio profesional por tiempo inferior a un año.

Emilio Villa y Ana Sánchez Atrio.

Por su parte, la vicepresidenta, Ana Sánchez Atrio, habría incurrido en la falta grave recogida en el artículo 64 de Faltas Disciplinarias de los Estatutos de la OMC, que también podría resolverse con la inhabilitación profesional por un periodo inferior a un año.

Por último, el secretario, Emilio Villa, también habría incurrido en la falta grave recogida en el artículo 64 de los Estatutos de la OMC y se establece para él también la sanción de inhabilitación profesional.

Fuentes de la Organización Médica Colegial (OMC) han rechazado valorar dicho documento y han explicado que la organización que preside Juan José Rodríguez Sendín “se pronunciará una vez que el juez decida”.  Asimismo han recordado que el plazo de resolución de los citados expedientes es de seis meses desde la fecha en la que se acordó su apertura, es decir, desde marzo. Hace unas semanas la OMC aseguraba a este diario que “daba por cerrado el conflicto que vive la Junta Directiva del Colegio de Médicos de Madrid al entender que la Asamblea General ya ha decidido sobre este asunto con la apertura de los expedientes”. Hay que recordar que la decisión de abrir expedientes a la vicepresidenta y el secretario no estaba prevista en el dictamen de la Comisión Deontológica Central que acordó sancionar únicamente a la presidenta.

ENLACES RELACIONADOS:
La OMC ‘echa el cierre’ en el conflicto de Madrid (10/06/14)

La Asamblea de la OMC mantiene abierto el expediente disciplinario a Atrio y Villa (06/06/14)

La OMC estrecha el cerco sobre el Colegio de Médicos de Madrid (08/03/2014)