Redacción Médica
23 de julio de 2018 | Actualizado: Domingo a las 19:30
Viernes, 21 de diciembre de 2012, a las 01:09

primer plano
PIDEN AL GOBIERNO QUE SUPERE LA “DESCONFIANZA HISTÓRICA” HACIA LOS MÉDICOS
La OMC  apuesta por una “tercera vía” contra la crisis basada en la autogestión médica
Opinan que “es tan grave poner al SNS en manos de los fondos de inversión como no hacer nada”

Javier Leo / Imagen: Diego S. Villasante. Madrid
La Organización Médica Colegial (OMC) ha presentado este jueves en Madrid el documento ‘Profesión médica y reforma sanitaria. Propuestas para una acción inmediata’, un texto en el que los médicos españoles proponen una "tercera vía" para afrontar el momento de crisis económica basándose en la autogestión médica. Según los autores del informe, “es tan grave poner al Sistema Nacional de Salud (SNS) en manos de los fondos de inversión como no hacer nada”; de ahí la necesidad de nuevas fórmulas que garanticen la sostenibilidad.

De izquierda a derecha: Rogelio Altisent, director de la Cátedra Profesionalismo y Ética Clínica Universidad de Zaragoza; Julio Mayol, jefe de sección de Cirugía Digestiva del Hospital Clínico San Carlos de Madrid; Ricard Gutiérrez, vicepresidente de la OMC; Juan José Rodríguez Sendín, presidente de la OMC; José Conde, jefe de servicio de Nefrología del Hospital Virgen de la Salud de Toledo; y José Ramón Repullo, jefe del Departamento de Planificación y Economía de la Salud.


Juan José Rodríguez Sendín, presidente de la OMC, ha definido el análisis, ya presentado a los presidentes de Galicia y Castilla y León, como “un grito a las administraciones para que hagan algo”. “Lamentablemente, las reformas parece que solo se hacen bajo presión, como se está viendo en Madrid”, ha señalado Sendín. Por su parte, Ricard Gutiérrez, vicepresidente de la organización colegial y uno de los diez autores del documento, ha llamado a las administraciones a superar la “desconfianza histórica” con la profesión médica que, en este momento, “ofrece medidas concretas contra la crisis con el objeto de salvaguardar el SNS”.

El paquete de reformas está dividido en tres áreas: política, gestión y profesión. Además de las ya comentadas, en el plano político la OMC insiste en la necesidad de unos presupuestos sanitarios finalistas, así como de un gran pacto político por la sanidad “posible y necesario” que “acabe con “la cultura de gobierno de autocomplacencia y negación de los problemas sanitarios”. En el área de gestión, continúa Ricard, se hace hincapié en la profesionalización y despolitización de los directivos y se denuncia el “subdesarrollo de la gestión clínica y la integración asistencial”.

El vicepresidente de la OMC exige cambios políticos.

Gutiérrez propone alternativas de gestión para la reforma.


En el apartado de la profesión médica, el informe reconoce una “excesiva fragmentación, tecnificación y deshumanización de la práctica médica”. Por este motivo, los facultativos apuestan por una “revolución” que arregle “el divorcio entre la universidad y el SNS”. Para el vicepresidente de la OMC, es necesario incluir los conceptos de gestión y la bioética en el pregrado y apostar por la troncalidad en la enseñanza MIR.

De izquierda a derecha: Francisco Hernández Sanz, coautor del documento y miembro de SEMG; Ana Sánchez Atrio, vicepresidenta del Colegio de Médicos de Madrid; Jerónimo Fernández Torrente, vicesecretario de la OMC; Serafín Romero, secretario general de la OMC; y José María Rodríguez Vicente, tesorero de la OMC.


A la izquierda: Pedro Hidalgo, presidente del Colegio de Médicos de Badajoz. Le siguen: Vicente Matas, vocal de Atención Primaria del Colegio de Médicos de Granada; Tomás Toranzo, vicepresidente del Colegio de Médicos de Zamora y presidente de Semes; y Francisco Miralles, vicepresidente del Colegio de Médicos de Murcia y secretario general de CESM.


A la izquierda: Ismael Sánchez, presidente del Colegio de Médicos de Teruel, junto con José María Rodríguez y la presidenta del Colegio de Médicos de La Rioja, Inmaculada Martínez. A la derecha: Enrique de la Figuera, presidente del Colegio de Médicos de Zaragoza, posa con Rogelio Altisent.