Redacción Médica
19 de julio de 2018 | Actualizado: Jueves a las 11:15

La Oficina de Control del Gasto supervisará al SCS

Se une al Servicio Cántabro de Empleo y al Instituto Cántabro de Servicios Sociales

Miércoles, 24 de diciembre de 2014, a las 12:32
Redacción. Santander
La Oficina de Supervisión Integral del Gasto del Sector Público Autonómico de Cantabria (OSIG) supervisará al Servicio Cántabro de Salud (SCS) a partir del 1 de marzo de 2015.

De este modo, el SCS se une al Servicio Cántabro de Empleo y al Instituto Cántabro de Servicios Sociales (ICASS), que serán supervisados a partir del 1 de enero de 2015, y a todas las consejerías del Gobierno de Cantabria, a la Administración Pública Regional de Cantabria (CEARC), Instituto Cántabro de Estadística (ICANE), Oficina de Calidad Alimentaria (ODECA), Instituto Cántabro de Seguridad y Salud en el Trabajo (ICASST), Centro de Investigación del Medio Ambiente (CIMA) y Agencia Cántabra de Administración Tributaria (ACAT), que ya están sujetos a supervisión.

Esta implantación se realizará, como en el resto de casos, de manera gradual, extendiéndose progresivamente a cada uno de sus órganos de dirección, comenzando por la Dirección Gerencia.

La Oficina de Supervisión Integral del Gasto, en coordinación con la Secretaría General de Sanidad y Servicios Sociales, realizará las actuaciones necesarias para llevar a cabo la aplicación de lo establecido en la resolución de la Presidencia del Gobierno publicada este miércoles en el Boletín Oficial de Cantabria. La conocida como Oficina de Control del Gasto se creó para garantizar "la máxima uniformidad" en la determinación de las prioridades de gasto y mejorar la eficiencia en la prestación de los servicios públicos.

Tras la implantación y desarrollo de este nuevo modelo de gestión y supervisión integral del gasto como experiencia piloto, y una vez sujetas al mismo todas las consejerías del Gobierno de Cantabria y los citados organismos, se continúa con su implantación gradual al resto del sector público.

El próximo año 2015, la Administración autonómica prevé un ahorro de unos 34 millones de euros en los capítulos de gastos corrientes e inversiones reales gracias a la gestión de la OSIG.