11 dic 2018 | Actualizado: 10:10

La nueva jornada del Sespa permite reducir las listas de espera con menos derivaciones

Ha permitido operar entre enero y marzo con medios propios del Servicio de Salud a 645 pacientes que el año pasado fueron derivados a otros hospitales

vie 10 mayo 2013. 12.08H

Redacción. Oviedo
La aplicación de la nueva jornada en el Servicio de Salud del Principado (Sespa) ha permitido reducir el número de pacientes totales en lista de espera quirúrgica y la cifra de personas que esperan más de seis meses para una intervención.

En un periodo de notable incremento de la actividad en los hospitales, todo esto se ha conseguido sin recurrir a las jornadas especiales de tarde y con menos derivaciones  de cirugía y pruebas diagnósticas de las que se produjeron en el primer trimestre del pasado año.

Celia Gómez, gerente del Sespa.

Según el Sespa, entre enero y abril de 2013 las listas de espera del Servicio de Salud se han reducido en 2022 pacientes, se ha logrado priorizar las intervenciones de los pacientes con mayores esperas y apenas se ha recurrido a las jornadas especiales que el año pasado supusieron un desembolso de 2,2 millones en el primer trimestre frente a los 44.187 euros que se han pagado este año en el mismo periodo de tiempo.

La nueva jornada del Sespa ha permitido operar entre enero y marzo con medios propios del Servicio de Salud a 645 pacientes que el año pasado fueron derivados a otros hospitales. El Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) en concreto ha derivado a 363 pacientes menos y el de Cabueñes, 496.

Y esto es fruto, indica el Sespa, en buena medida de la labor de los equipos de gestión y del compromiso de los profesionales que han realizado 994 intervenciones en jornada de tarde vinculadas a la aplicación del decreto de nueva jornada y los módulos de exención de guardias.

Con la aplicación de las horas resultantes del cumplimiento del decreto se han realizado 97 consultas más en la actividad de las tardes que en el primer trimestre del año anterior y sin coste alguno para el sistema de salud. Asimismo, el pasado año se pagaron 167.762 euros en jornadas especiales para realizar 39.715 consultas frente a las 39.812 que se han hecho este año.