Redacción Médica
21 de septiembre de 2018 | Actualizado: Viernes a las 19:50

La necesidad de invertir en ciencia protagoniza la entrega de los Jaime I

Esteller y San Miguel, galardonados en las categorías de Investigación Básica y Médica

Lunes, 25 de noviembre de 2013, a las 16:50
Redacción. Valencia
Su Alteza Real Doña Letizia ha presidido la entrega de los 25 Premios Rey Jaime I, que se ha celebrado este lunes en Valencia. En las categorías de Investigación Básica y Médica ha sido reconocida la labor de Manel Esteller y Jesús San Miguel, respectivamente.

S.A.R. Doña Letizia, en la foto de familia con los galardonados. Aparecen también el presidente del Gobierno valenciano, Alberto Fabra; la secretaria de Estado de Investigación, Desarrollo e Innovación, Carmen Vela; Rita Barberá, alcaldesa de Valencia;
y Santiago Grisolía, secretario de la Fundación Valenciana de Estudios Avanzados.


Al acto de entrega han asistido el presidente de la Generalitat, Alberto Fabra; la secretaria de Estado de Investigación, Desarrollo e Innovación, Carmen Vela; la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, y la delegada del Gobierno en la Comunidad Valenciana, Paula Sánchez de León, entre otras personalidades.

El galardonado en Protección del Medio Ambiente, Xavier Querol, representante de los seis galardonados de esta edición, ha solicitado a los gobernantes que, al igual que han hecho otras sociedades europeas, “no se reduzca tanto la inversión en ciencia y educación”. Querol también ha solicitado a las autoridades que “tomen sus decisiones políticas con mayor asesoramiento científico, tecnológico y empresarial”. “Es aceptado por todos que la inversión en ciencia y tecnología es muy rentable para el futuro de la sociedad”, ha comentado, pero han de aprovechar “al máximo” las ideas y el asesoramiento científico en la toma de decisiones estratégicas.

Fabra apuesta en su discurso por la I+D+i

En su intervención, el presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, ha reconocido que la intención de estos galardones fue la de incidir “en áreas especialmente interesantes para nuestra sociedad que, en ocasiones, no reciben la atención que por su importancia merecerían; acieron precisamente para convertirse en una gran "caja de resonancia" que pusiera en el primer plano de la actualidad el conocimiento, la investigación y el saber”. Fabra ha asegurado “ser consciente de la necesidad de seguir apoyando la investigación justamente donde los fondos públicos tienen más sentido: en las universidades, en los Centros Tecnológicos y en los Institutos de Investigación, acompañando la labor de las empresas, especialmente cuando éstas, por su tamaño o su tipología, encuentran más problemas para llevar a cabo una estrategia propia de inversión”. En esta línea ha instado a las empresas a “asumir la referencia y la potenciación de la I+D+i, considerando su financiación como una auténtica inversión de futuro, imprescindible para garantizar su competitividad e incluso su viabilidad”.