Redacción Médica
23 de septiembre de 2018 | Actualizado: Sábado a las 20:00

La mortalidad por VIH ha caído un 92 por ciento en los últimos 15 años

Unas 5.000 personas se someten a tratamiento antirretroviral

Miércoles, 27 de noviembre de 2013, a las 13:41
Redacción. Vitoria
Con motivo de la cercanía del Día Mundial del Sida (1 de diciembre), el Departamento de Salud ha organizado una rueda de prensa en la que ha participado el consejero Jon Darpón. En su intervención, ha recordado que, a pesar de los buenos datos registrados, es necesario “no bajar la guardia” ante una enfermedad de la que se diagnostican 170 nuevos casos al año.

Jon Darpón, consejero de Salud.

En su comparecencia, Darpón ha recordado la necesidad de “no bajar la guardia”, a la vez que ha incidido en la importancia que tiene “mantener la esperanza” apoyándose en los avances experimentados en los últimos años. “Se lo debemos a los investigadores, pero también a los profesionales sanitarios que atienden a los pacientes; a las ONG’s que están en ‘primera línea’ desde el principio de la epidemia; a quienes trabajan en la prevención; y a todas y todos los que luchan para que las personas que viven con el VIH no sean discriminadas”, ha señalado.

Los avances científicos y las iniciativas que se han llevado a cabo han dado muy buenos resultados. Así lo demuestra la tasa de mortalidad, que en la región se ha visto reducida un 92 por ciento en los últimos 15 años, pasando de los 428 fallecimientos registrados en 1996 a los 35 de 2012. A ello se suma que, en la actualidad, la esperanza de vida en personas seropositivas que siguen las pautas clínicas es muy cercana a la del resto de la población, aunque no por ello se puede obviar que cada año se dan 170 nuevos casos.

Para concienciar a la población sobre la permanencia del la enfermedad en la sociedad, Salud y Osakidetza colocarán grandes lazos conmemorativos en los centros de salud y hospitales de la región acompañados por el lema ‘Di no al sida’. Asimismo, la fachada del Palacio de Congresos de Kursaal, en San Sebastián, lucirá un lazo rojo luminoso.