10 dic 2018 | Actualizado: 18:30

La mortalidad por infarto varía un 50% entre CCAA

País Vasco, Comunidad Valenciana y Andalucía presentan las cifras más alta de fallecimientos

mié 25 junio 2014. 14.04H
María de las Heras. Madrid
El mapa de la asistencia cardiológica, elaborado por la Sociedad Española de Cardiología (SEC), refleja grandes desigualdades en la asistencia al infarto de miocardio entre las distintas comunidades autónomas. Según este estudio, las tasas de mortalidad varían hasta un 50 por ciento entre algunas regiones.

Presidente de la SEC, José Ramón González-Juanatey.

La media de fallecimientos intrahospitalarios por infarto agudo de miocardio se sitúa en España en el 7,84 por ciento en la actualidad. Ocho comunidades autónomas registran cifras iguales o inferiores y, entre ellas, Navarra, Cataluña y Castilla la Mancha se encuentran a la cabeza. En el lado opuesto de la balanza, están la Comunidad Valencia, Andalucía y El País Vasco, que superan el 8 por ciento y, el caso de esta última, asciende a 9,57 por ciento.

El presidente de la SEC, José Ramón González-Juanatey, ha explicado estas diferencias por la ausencia de programas de actuación en las regiones que presentan mayores cifras de mortalidad por ataque al corazón: “Urgimos a las comunidades autónomas con este problema a poner en marcha un código infarto”. Según datos de la SEC, la mortalidad por esta causa en Cataluña ha pasado del 11 al 6 por ciento debido a la implantación de un protocolo de actuación.

González-Juanatey ha asegurado en la presentación del estudio de esta Sociedad que el código infarto es un elemento determinante para reducir las tasas de mortalidad por infarto de miocardio: “Se trata de que el sistema público de salud pueda reaccionar de forma inmediata y organizada al primer síntoma del paciente”. Según Josep Brugada, coordinador del proyecto Innovasec y director médico del Hospital Clínic de Barcelona, la clave está en destapar la arteria en los primeros 90 minutos: “De esto dependerá la vida del paciente y sus secuelas físicas”.

La estrategia de los cardiólogos

Ante este panorama tan desigual, la Sociedad Española de Cardiología ha puesto en marcha Incardio, un programa para establecer unos indicadores mínimos de calidad asistencia en cardiología. Su coordinador, José Luis López Sendón, jefe del Servicio de Cardiología del Hospital Universitario La Paz (Madrid) ha señalado que el objetivo es establecer “un protocolo de calidad que pueda servir para todo el territorio nacional”. En ese sentido, el presidente de la SEC cree que la futura estrategia podría englobar un futuro plan nacional en Cardiología.

A esa iniciativa, se suma Innovasec, que pretende guiar al Ministerio para la incorporación de innovaciones “útiles” para los pacientes con enfermedades cardiovasculares: “Analizamos qué tecnologías aportan salud, son viables económicamente y necesarias en el Sistema Nacional de Salud”.

Las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de muerte en los países desarrollados. En Europa, se producen casi dos millones de fallecimientos cada año y en España es culpable del 30 por ciento de las muertes. En palabras del presidente de la Fundación Española del Corazón (FEC), Leandro Plaza, estas enfermedades también son las más caras para el sistema público de salud. “Hay que apostar por la prevención”, ha defendido Plaza, que ha apostado por un paciente activo que se haga responsable de un estilo de vida saludable.

ENLACES RELACIONADOS

España, segundo país de la UE con menor tasa de muertes por infarto (28/11/2013)