Redacción Médica
23 de julio de 2018 | Actualizado: Domingo a las 19:30

La mitad de los sanitarios admite tener miedo a perder su trabajo con la reforma laboral

Un 70 por ciento de estos trabajadores percibe un empeoramiento de su salud laboral

Martes, 21 de mayo de 2013, a las 15:15

Redacción. Sevilla
El 50 por ciento de los profesionales del ámbito sociosanitario andaluz reconoce tener miedo a perder su trabajo tras la reforma laboral, según se desprende de una encuesta elaborada por CCOO de Andalucía durante el mes de marzo de 2013 para conocer la repercusión de la crisis y de la citada reforma.

Rosa María Martín, responsable de Salud Laboral de la FSS-CCOO Andalucía.

El trabajo revela también que un 70 por ciento de estos trabajadores percibe un empeoramiento de su salud laboral tras estos cambios y que un 23,2 por ciento declara sufrir daños en su salud por la modificación de horarios y los cambios de puesto de trabajo.

Del mismo modo, apunta que estas situaciones traen consigo ansiedad, depresión y dolores músculo-esqueléticos, así como un incremento del presentismo (pasar más horas en el lugar de trabajo) por miedo a perder el empleo o por el impago de los salarios que sufre el sector de la dependencia y de ayuda a domicilio.

“Estos datos reflejan que es evidente que, después de un año de la entrada en vigor de la reforma laboral, se producen en los centros prácticas nocivas en la organización del trabajo, que inciden en la salud física y psíquica de los trabajadores, y que les provoca un mayor riesgo a accidentarse y a recaer en las enfermedades del sector”, ha valorado a la luz de esta encuesta la responsable de Salud Laboral de la FSS-CCOO Andalucía, Rosa María Martín.

Asimismo, advierte que a esta situación, “se suma el impago de los salarios al personal de residencias y centros de día, tanto por la demora en los abonos de la Administración a las empresas con plazas concertadas como por los reiterados incumplimientos de sus obligaciones por parte de los empresarios, así como la falta de claridad y decisión de la Junta a la hora de definir y dimensionar este sector y de proveerlo de la financiación adecuada”.

“En la ayuda a domicilio además hay que tener en cuenta las reducciones de horarios que estaban estipulados para cada nivel de dependencia, lo que supondrá un empeoramiento de las condiciones laborales y salariales de las trabajadoras y una mayor precariedad en el empleo. Es una situación dramática con la que tienen que convivir día a día, que empeorará en caso de que se pierda la ultractividad de los convenios colectivos”, ha concluido Martín.