21 nov 2018 | Actualizado: 21:20

La 'marea sanitaria' se diluye en una macromanifestación política

Se mezclan gritos de apoyo a la sanidad pública, con peticiones de dimisión del Gobierno por el caso 'Bárcenas', entre otras proclamas

Sábado, 23 de febrero de 2013, a las 20:26

Redacción. Madrid
Miles de personas se han concentrado en la tarde de este sábado en la plaza de Neptuno, en los alrededores del Congreso de los Diputados, convocados por la plataforma 'Marea Ciudadana', para protestar contra "el golpe de Estado de los mercados" y las "brutales políticas de ajuste" y para pedir la dimisión del Gobierno.

Las marchas convocadas han confluido en el Congreso.

Al grito de "Sí se puede", las cuatro marchas convocadas, que han partido a las 16.30 horas desde la Puerta del Sol, Colón, la Glorieta de Embajadores y el Puente de Vallecas, han confluido alrededor de las 18.00 horas en la Plaza de Cánovas del Castillo. Una vez en Neptuno, los portavoces de algunos de los más de 300 colectivos que se han sumado a las movilizaciones han ido leyendo sus respectivos manifiestos desde un pequeño escenario, ubicado en un camión, instalado en el centro de la plaza de Neptuno.

Los profesores de la Marea Verde, que han inaugurado el turno de lectura de manifiestos, los médicos de la Marea Blanca, decenas de asambleas populares del Movimiento 15M, los bomberos, los mineros, los afectados por las hipotecas, la Coordinadora 25S, los trabajadores de Iberia o de Telemadrid y partidos como Izquierda Unida (IU), Iniciativa per Catalunya Verds (ICV), Izquierda Anticapitalista o Equo son algunos de estos 300 colectivos.

"El creciente desempleo, el ataque a la Sanidad y a la Educación Pública, a los derechos laborales y sociales, al medio ambiente, nos han hecho confluir en las calles, en las mareas ciudadanas", ha proclamado uno de los portavoces, para exigir después la dimisión del Gobierno. Tras la lectura del manifiesto, los concentrados han protagonizado a las 19.00 el "grito mudo" programado, consistente en permanecer en silencio durante un minuto con las manos en alto en señal de protesta.

También se han sucedido las referencias al intento de golpe de Estado del teniente coronel de la Guardia Civil Antonio Tejero que tuvo lugar un 23 de febrero hace 32 años. Precisamente, la elección de la fecha no han sido causal, si bien en esta ocasión, en lugar de rechazar el golpe de estado militar, los manifestantes muestran su repulsa hacia "el golpe de los mercados" y las políticas de ajuste. Asimismo, como es habitual, la Policía ha desplegado un amplio dispositivo de seguridad en la zona compuesto por más de 1.500 agentes antidisturbios.