Redacción Médica
25 de septiembre de 2018 | Actualizado: Martes a las 11:15

La Mancha Centro incorpora la cirugía láser ambulatoria a su cartera de servicios

No precisa hospitalización y se realiza de manera rápida y eficaz

Lunes, 21 de febrero de 2011, a las 17:58

Redacción. Alcázar de San Juan
El Servicio de Oftalmología del Hospital General La Mancha Centro ha comenzado a ofrecer una nueva prestación a los usuarios de esta área sanitaria gracias a la reciente incorporación de la cirugía láser ambulatoria para pacientes con glaucoma.

José Manuel Zarco, Laura Riveira y Esperanza López, integrantes de la Sección de Glaucoma del Servicio de Oftalmología de La Mancha Centro.

Esta novedosa técnica, denominada trabeculoplastia selectiva con láser (SLT), presenta grandes ventajas, la principal es que no precisa hospitalización y se realiza de manera rápida y eficaz en la misma consulta de Oftalmología, de manera que el paciente se puede marchar a su casa el mismo día en condiciones de máxima seguridad, lo que también es una gran avance en la comodidad del paciente que se ahorra desplazamientos.

La trabeculoplastia selectiva con láser puede ser una buena opción terapéutica para aquellos pacientes que no pueden acceder a la cirugía, o en los que se esta se retrasa por motivos clínicos, según Esperanza López Mondéjar, jefa de Sección del Servicio de Oftalmología del Área La Mancha Centro.

Por su parte, Fernando González del Valle, jefe de Servicio ha indicado que estamos muy satisfechos con la incorporación de tecnología contrastada en los centros sanitarios del Sescam ya que "ponen a nuestra región a la cabeza" en tratamientos y medios diagnósticos para los pacientes de Castilla-La Mancha.

El uso de la trabeculoplastia selectiva con láser representa un gran avance sobre otros métodos láser al tratarse de una técnica inteligente, en la medida en que utiliza la luz para estimular los mecanismos naturales del cuerpo para mejorar la salida del líquido del ojo, y también selectiva porque se dirige sólo a las células pigmentadas del ojo y deja intacto el tejido circundante.

Estas dos características hacen que esta cirugía no presente efectos secundarios y supone un importante ahorro en costes, tanto en medicamentos como en hospitalización del que se benefician paciente y sistema sanitario.