19 nov 2018 | Actualizado: 18:10

La Ley de Paliativos exige una segunda opinión sanitaria

La ministra de Sanidad insiste en que “no despenalizará la eutanasia ni el suicidio asistido”

Lunes, 16 de mayo de 2011, a las 01:15
Redacción. Madrid
El Consejo de Ministros ha aprobado el primer informe del anteproyecto de la ley reguladora de los derechos de la persona ante el proceso final de la vida, con la que pretende garantizar los derechos de los pacientes "en el momento final de la vida", así como dar seguridad jurídica a los profesionales sanitarios que les atienden, quienes tendrán que contar con "el juicio coincidente de al menos otro médico que participe en la atención", tal y como reza el texto analizado.

Rubalcaba y Pajín en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.

Así lo ha anunciado la ministra de Sanidad, Política Social e Igualdad, Leire Pajín, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros del pasado viernes, reconociendo que se trata de la "primera lectura" de un texto que todavía debe remitirse al Consejo de Estado y las comunidades antes de llegar a las Cortes para su tramitación parlamentaria. Según ha destacado Pajín, con esta norma se pretende que todos los ciudadanos "afronten sus últimos días con dignidad y el menor sufrimiento posible, con independencia del lugar donde residan". "Estamos hablando de aquellos pacientes que entran en fase terminal o de agonía, en la que los médicos ya descartan de forma clara que vaya a haber expectativas de curación", explicó la ministra.

El primer paso para mejorar la atención a estos pacientes fue la Estrategia Nacional de Cuidados Paliativos aprobada en 2007, tras la que el Gobierno quiere "dar un paso más" para "pasar de un modelo asistencial a un sistema de derechos y garantías, al tiempo que también ofrece mas seguridad jurídica a los profesionales del Sistema Nacional de Salud (SNS)", remarcó.

No despenaliza la eutanasia ni contempla la objeción de conciencia del profesional

"La iniciativa era demandada desde numerosas organizaciones de profesionales y asociaciones de pacientes", recordó Pajín, aprovechando para asegurar "con rotundidad" que "no despenaliza la eutanasia ni el suicidio asistido". Para ello, la norma establece que "cualquier persona mayor de edad y plena capacidad de obrar por si misma tiene derecho a manifestar anticipadamente su voluntad, sobre sus cuidados y el tratamiento asistencial que desea recibir al final de su vida".

Asimismo, se garantizan el derecho a la información asistencial, la toma de decisiones, al tratamiento del dolor y al acompañamiento o la intimidad en los últimos días de su vida. Todo ello, ha añadido Pajín, "será equitativo en todo el SNS, de modo que todos los ciudadanos tendrán el mismo derecho vivan donde vivan".

El anteproyecto de ley establece también que quien reciba la información asistencial y la prestación del consentimiento será cuando el paciente presente incapacidad de hecho. Esto se decidirá a criterio del profesional médico responsable, para lo que recabará la opinión de "al menos" otro profesional implicado directamente en la situación del paciente.

Del mismo modo, la ley regula las voluntades anticipadas y establece que toda persona tiene derecho a manifestar su voluntad en un registro autonómico que las comunidades deberán comunicar "obligatoriamente" al registro nacional.

La filosofía de la futura norma sigue la estela de sus precedentes andaluz y aragonés en lo que a objeción de conciencia del profesional sanitario se refiere, y por tanto no ha sido contemplada.

La Secpal pide regular un área de capacitación específica en cuidados paliativos

La Sociedad Española de Cuidados Paliativos (Secpal) ha manifestado en un comunicado su "primera valoración" sobre el mencionado anteproyecto de ley. Además de expresar su "satisfacción con la eliminación de cualquier referencia al término muerte digna" por considerarlo "especialimente confuso", su junta directiva ha reivindicado ciertos aspectos formativos y profesionales. Por un lado, insta a "incluir cuidados paliativos como asignatura obligatoria en todos los estudios de pregrado de las profesiones implicadas en la atención al final de la vida" y por otro, define como "indispensable ordenar la profesión de médico, enfermera, psicólogo y trabajador social en cuidados paliativos", para lo que demandan "regular un área de capacitación específica en cuidados paliativos, que acredite a todos los profesionales que trabajen en las unidades específicas".

Una magnífica noticia para la Semicyuc

La Sociedad Española de Medicina Intensiva, Crítica y Unidades Coronarias (Semicyuc), a través de su vicepresidente, José Cuñat, ha calificado como “una magnífica noticia” la Ley reguladora de los derechos de la persona ante el proceso final de la vida. El intensivista ha destacado el valor de esta Ley como garantía de los derechos de los ciudadanos y como protección jurídica para los profesionales sanitarios. “La Ley garantiza que cuando el profesional actúa en situaciones al final de la vida en cumplimiento tanto de la normativa y como de los deseos del paciente, no está incurriendo en ningún acto punitivo”, resaltó Cuñat.

Ana Pastor recuerda al Gobierno la necesidad de crear el Plan Nacional

Ana Pastor.

La coordinadora de Política Social del PP y ex ministra de Sanidad, Ana Pastor, ha recordado que su partido propone al Gobierno que diseñe "en seis meses" un Plan Nacional de Cuidados Paliativos con una "cartera de servicios paliativos" que sea la "misma" para todos los españoles, "única" en el país y que garantice la "equidad" de los ciudadanos. "Si no lo hace el Gobierno, lo hará el PP", ha dicho la dirigente 'popular' sobre este Plan, en el que se pretende además la puesta en marcha de áreas de capacitación específica para "superespecializar" a médicos, enfermeros, psicólogos y asistentes sociales en este tipo de cuidados.

ERC pide regular la eutanasia

Tardà.

El diputado de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), Joan Tardà, dice que es "necesario afrontar la despenalización de la eutanasia" y por ello "reta" al Gobierno a convertir el anteproyecto de la citada ley en "un auténtico proyecto de ley de regulación de la eutanasia". Además, criticó que el PSOE "se limita" a defender la mejora de la calidad de la atención a las personas en situación de enfermedad terminal y a impulsar la información, "cuestiones ya integradas en las leyes elaboradas por los parlamentos autonómicos".