Redacción Médica
19 de septiembre de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 11:30

La Junta extiende la teleasistencia a las personas con sordera profunda o severa

Sanidad y Asuntos Sociales va a dedicar a esta prestación ocho millones de euros durante este año

Miércoles, 20 de febrero de 2013, a las 11:18

Redacción. Toledo
La Consejería de Sanidad y Asuntos Sociales va a extender el servicio de teleasistencia a las personas con sordera profunda o severa, tal y como recogen las condiciones para la gestión de esta prestación que se va a licitar próximamente. El nuevo contrato que regule este servicio incluirá, por tanto, la exigencia al concesionario de adaptar los dispositivos receptores para que sean accesibles a las personas con discapacidad auditiva.

Esta extensión del servicio es fruto de la reivindicación de las dos grandes federaciones que en Castilla-La Mancha agrupan a las personas sordas. Así se lo ha dado a conocer hoy el director general de Mayores, Discapacidad y Dependientes, Juan José García Ferrer, al presidente de la Federación de Asociaciones de padres con hijos sordos (FASPAS), Víctor García González, con el que ha mantenido un encuentro.

La Consejería de Sanidad y Asuntos Sociales va a dedicar cerca de 8 millones de euros para la prestación de este servicio. El nuevo contrato, con una duración de dos años, dará mayor peso específico a los usuarios que estén en situación de dependencia e incorporará la formación y la información de las personas mayores para fomentar actuaciones que potencien el envejecimiento activo.

Las nuevas condiciones establecen, asimismo, la aportación económica del usuario en función de su renta, quedando garantizada la gratuidad del servicio para aquellas personas dependientes con ingresos inferiores a 532 euros.

La teleasistencia llega ya a más de 38.000 hogares en Castilla-La Mancha, un servicio del que se beneficiaron a lo largo de 2012 año un total de 54.534 personas mayores en la región. Las provincias de Albacete, Ciudad Real y Toledo han alcanzado el 100 por cien de cobertura de sus municipios, mientras que en Cuenca (92 por ciento) y Guadalajara (79 por ciento) el índice de poblaciones con dispositivos de teleasistencia es menor. La  particular dispersión demográfica en ambas provincias, con numerosos núcleos de muy pocos habitantes, ha ralentizado la implantación.

La teleasistencia es una prestación técnica de Servicios Sociales de Atención Primaria, que tiene como finalidad permitir la permanencia en su domicilio habitual a las personas mayores que así lo deseen. Para ello, se pone a su servicio, las 24 horas del día y los 365 días al año, un Centro de Atención que garantiza una rápida intervención en caso de emergencia.

El servicio se presta mediante terminales telefónicos instalados en el domicilio familiar, conectados con un centro receptor de alarmas, asegurando así la atención permanente y ofreciendo una respuesta inmediata ante determinadas eventualidades. Los beneficiarios pueden contactar en cualquier momento con personal específicamente preparado para dar respuesta adecuada a determinadas circunstancias, movilizar a familiares o a recursos comunitarios ante alguna emergencia y atenderlas cuando éstas se generan.

Los técnicos que lo atienden hacen seguimiento telefónico de la persona usuaria, se le atiende en sus llamadas por sentimiento de soledad o angustia, les gestionan la agenda personal recordándoles citas con recursos sociosanitarios y toma de medicamentos. Está atendido por una red de más de un centenar de profesionales (operadores telefónicos, trabajadores sociales, instaladores) que dan cobertura a todo el territorio de Castilla-La Mancha.