14 nov 2018 | Actualizado: 19:10

López-Mínguez: “La investigación que hemos desarrollado ha sido fructífera”

Ha dirigido estudios multicéntricos sobre cardiopatía isquémica y cierre de orejuela

Martes, 10 de junio de 2014, a las 11:53
Redacción. Madrid
En los últimos tiempos, la Unidad de Hemodinámica y Cardiología Intervencionista del Hospital Infanta Cristina de Badajoz ha hecho un gran esfuerzo investigador y ha liderado algunos trabajos multicéntricos en su ámbito. Fruto de esta dedicación, el equipo que dirige José Ramón López-Mínguez ha publicado diversos artículos en revistas científicas de prestigio y ha presentado dos late breaking trials en el EuroPCR de París.

¿Cómo ha conseguido su unidad posicionarse con liderazgo en investigación en Cardiología Intervencionista?

Empezamos poco a poco a desarrollar estudios multicéntricos en varias líneas de investigación, que, después de unos años de esfuerzo, han dado sus frutos. Una de las vías de investigación en la que hemos trabajado es la de stents coronarios para el tratamiento de la cardiopatía isquémica. Uno de los dos estudios que hemos llevado a cabo en este sentido es el Titanic XV, que compara el stent liberador (DES) de everolimus con el stent bioactivo de titanio en pacientes diabéticos con lesiones de riesgo intermedio de reestenosis. Para hacer estos estudios interesa juntarse entre varios hospitales (se llaman multicéntricos) para que varios centros aporten sus pacientes. Desde el Infanta Cristina coordinamos el estudio, junto con otros ocho importantes hospitales de España, y ya está aceptado para su publicación en Revista Española de Cardiología.

José Ramón López-Mínguez con algunos miembros de su equipo.

El otro estudio que hemos liderado en cardiopatía isquémica es el Babilon Trial, una línea de investigación sobre lesiones coronarias en bifurcación que compara la técnica de provisional T stenting con DES de everolimus frente al BMS más balón farmacoactivo. Fue aceptado como late breaking trial, es decir, un estudio impactante de última hora, en el Congreso Europeo de Cardiología Intervencionista EuroPCR, celebrado recientemente en París, y fue publicado por la vía fast track (urgente) en la revista europea Eurointervention, el pasado mes de mayo.

También somos relativamente potentes en otra línea de investigación, el cierre de orejuela izquierda con el dispositivo Amplatzer Cardiac Plug (ACP). Dado que soy proctor nacional y había trabajado con compañeros de la especialidad en varios hospitales de España y Portugal, acordamos juntar los resultados y evolución de los casos que ya tenían un seguimiento a dos años. Con eso, y con los datos de algunos otros centros con experiencia que se han querido adherir, hemos elaborado el Registro Ibérico de resultados a los dos años del cierre de orejuela izquierda con ACP, que incluye a 167 pacientes de diez hospitales españoles y dos portugueses. Este estudio también fue admitido como late breaking trial en el EuroPCR. El artículo está en evaluación en una revista internacional.

En esa misma línea del cierre de orejuela yo había visto que algunas orejuelas eran más fáciles de cerrar que otras. Por ello contacté con el catedrático de Anatomía de la Facultad de Medicina de la Universidad de Extremadura, Damián Sánchez Quintana, para proponerle un estudio de correlación anatómica, tras haber observado en el TAC que había unas características que hacían que la implantación fuera más fácil o más difícil. Ha sido un trabajo precioso e, incluso, hemos descrito una nueva clasificación anatómica con aplicabilidad práctica para el cierre de orejuela por vía endocavitaria, tanto para el dispositivo ACP como para el Watchman. Se ha publicado en la revista americana Journal of Cardiovascular Electrophisiology.

¿Qué valoración hace de los resultados obtenidos?

Estamos muy satisfechos de los resultados obtenidos en estas tres vías de investigación: la cardiopatía isquémica, el cierre de orejuela y los estudios de asociación anatómica. Hemos liderado tres estudios multicéntricos, el Titanic XV, el Babilon Trial y el Registro Ibérico. Otros centros de España de gran calidad están confiando en los estudios coordinados por nosotros, a pesar de que nuestro centro no esté en una de las grandes ciudades de España, y gracias a esa confianza hemos podido plasmar los resultados en artículos y comunicaciones. Del mismo modo, nosotros participamos en numerosos estudios multicéntricos de hospitales de prestigio del país. Podría ser que la nueva clasificación anatómica se convierta en una referencia a partir de ahora en cualquier artículo de cierre de orejuela. Este año ha sido espectacular y tenemos la satisfacción de que se nos reconozca y de haber puesto a Badajoz a la misma altura de otros centros de altura.

¿El reto será mantenerse a este nivel?

Por supuesto. Llegar a estar a un nivel alto, ha costado muchos años de trabajo y esfuerzo por parte de todo el grupo (Juan Manuel Nogales Asensio, Reyes González Fernández, Ginés Martínez Cáceres y Antonio Merchán Herrera).  Mantenerse es un reto y no es fácil. Necesitamos que el Servicio Extremeño de Salud (SES) siga confiando en nosotros y dando el soporte y las herramientas logísticas y estructurales necesarias, si realmente valoran y quieren que la Cardiología extremeña esté con representación a nivel nacional e internacional. Nos preocupa que nos pueda afectar la complejidad política de estos momentos.