Debe tener en cuenta aspectos como el valor que los dispositivos aportan a la eficiencia del sistema sanitario



07 nov 2013. 16.13H
SE LEE EN 4 minutos

Redacción. Barcelona
El criterio precio no debe ser el único que defina la compra de tecnología sanitaria, sino que esta debe tener en cuenta otros aspectos como el valor que los dispositivos aportan a lo largo de todo el proceso asistencial en la mejora de la calidad de vida de los pacientes y en la eficiencia de la gestión del sistema sanitario. Así lo entienden los expertos reunidos por la Federación Española de Empresas de Tecnología Sanitaria (Fenin) y Esade en el XIX Encuentro del sector, celebrado en Barcelona este jueves.

Además, a esta realidad se suman las diferencias entre los distintos sistemas autonómicos, lo que está obstaculizando la incorporación de la innovación tecnológica y generando inequidades en el acceso a los mejores productos y soluciones tecnológicas. En este sentido, la secretaria general de Fenin, Margarita Alfonsel, advierte que esta situación lleva a una menor capacidad de inversión de las empresas de tecnología sanitaria, con la consecuente disminución de las posibilidades para desarrollar más soluciones.

De izquierda a derecha: Manel Peiró, vicedecano de ESADE; Boi Ruiz, consejero de Salud de la Generalitat de Cataluña,
y Daniel Carreño, presidente de Fenin.

El modelo de compra centralizada “debe ser un proceso transparente, en el que se favorezca la contratación flexible, se tengan en cuenta el valor del coste total de todo el proceso y la opinión de los profesionales sanitarios y pacientes”, ha señalado el presidente de Fenin, Daniel Carreño. En este sentido, el vicedecano de Esade, Manel Peiró, ha considerado “necesario” que las empresas “trasladen sus esfuerzos a las administraciones públicas y, en concreto, al sistema sanitario. Para ello hay que apostar por un cambio de modelo en el que se resalte el valor que aportan las tecnologías sanitarias al bienestar de los ciudadanos”.

Plantea cambios estructurales

La industria se centra cada vez más en las fases preventivas y predictivas, para tratar las enfermedades en su fase más preliminar, mejorando de este modo el pronóstico, y produciendo ahorros directos en el sistema”, ha explicado Alfonsel. De este modo, y para que la tecnología aporte valor, Fenin considera “fundamental” que los propios profesionales sanitarios, los gerentes de los hospitales y los administradores del sistema “introduzcan cambios organizativos y estructurales que ayuden a optimizar al máximo sus prestaciones y asegurar resultados coste-efectivos”. Y es que, según los expertos reunidos en este encuentro, la tecnología “aporta valor siempre y cuando lleve aparejados cambios estructurales inherentes a su incorporación”.

Además, otro problema acecha. Tal y como señalaba un estudio publicado por Fenin el pasado 6 de noviembre, la inversión en tecnología sanitaria ha venido sufriendo una importante caída en los últimos dos años, situándose a niveles del año 2000. Así, el 30 por ciento de los equipos de tecnología sanitaria de los centros públicos supera los diez años de vida, cuando las recomendaciones internacionales apuntan a que los niveles de obsolescencia de estos equipos no superen el 10 por ciento.

Por su parte, en el transcurso del debate el consejero de Sanidad y Asuntos Sociales de Castilla-La Mancha, José Ignacio Echániz, ha afirmado que “la sanidad debe ser uno de los motores de la reactivación económica porque es un sector estratégico, moderno e innovador”. Así, ha subrayado que la evolución de las empresas de tecnología sanitaria en I+D+i permite el avance del sistema sanitario, ya que aporta salud y eficiencia. Echániz ha reconocido su labor y compromiso y ha destacado que “nuestra relación con los proveedores sanitarios ha de ser leal, trasparente y cabal”.

Respecto a la incorporación de innovaciones tecnológicas al catálogo de prestaciones, Echániz ha incidido en que “se seguirán añadiendo nuevos tratamientos y tecnologías, pero deben evaluarse rigurosamente teniendo en cuenta las aportaciones a la salud y su coste, que debe adaptarse al presupuesto disponible. En la medida en que sepamos gestionar bien los recursos, podremos contar con un sistema sanitario de vanguardia”.


 

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.