Redacción Médica
23 de julio de 2018 | Actualizado: Domingo a las 19:30

La inclusión de Fernando Lamata en las listas del PSOE abre una nueva polémica

Vicente Tirado, secretario general del PP manchego, ha criticado la decisión

Martes, 01 de marzo de 2011, a las 18:35

Redacción. Toledo
Una vez más, la sanidad y los servicios sociales vuelven a la arena de la disputa política con la vista puesta en las elecciones. Hasta ahora, en la larga precampaña que vive la región ante los comicios de mayo, PP y PSOE se han enzarzado por la financiación sanitaria o por la atención a la dependencia, entre otros aspectos. Pero esta vez el ataque del PP al PSOE no ha sido contra la política del Gobierno, sino contra el consejero de Salud y Bienestar Social, Fernando Lamata, una vez se ha conocido que irá en segunda posición en las listas del PSOE en la provincia de Guadalajara.

Fernando Lamata y Vicente Tirado.

Y lo peor, quizá, es que el PP no ha cuestionado la labor del consejero al frente de las políticas sanitarias y sociales, aspecto éste que suelen dirigir contra Barreda, sino por su supuesta actuación durante la misa en recuerdo de las víctimas del incendio de La Riba de Saelices en el primer aniversario de su fallecimiento, ya que, según el secretario general del PP de Castilla-La Mancha, Vicente Tirado, Lamata "salió por la puerta de atrás" de la iglesia.

Con independencia de la veracidad de estos hechos afirmados por Tirado, la política debe ser, como ha dicho Fernando Lamata, "una tarea noble que se basa en estar al servicio de las personas". La pregunta que cabe hacerse es si la estrategia del PP seguirá avanzando por el camino de los ataques a las personas o si se hará referencia a la gestión realizada en la última legislaturas, con críticas concretas a las políticas del Gobierno o acusando sin aportar más datos que la propia credibilidad del político que enuncia el ataque.

Sea como sea, cabe recordar que una de las propuestas estrella de María Dolores Cospedal, candidata popular a la presidencia de Castilla-La Mancha ha sido, y es, firmar un acuerdo con la Comunidad de Madrid para garantizar la atención sanitaria de castellano-manchegos en la región que gobierna Esperanza Aguirre y de la que ella fue consejera. Lo curioso, como ya señaló Fernando Lamata en aquel momento, es que ese acuerdo ya existe y está firmado, no sólo con Madrid, sino con otras regiones, siendo ésta la única con la que hay problemas.

Por otro lado, Lamata, que ayer señalaba que no va a entrar a valorar "las críticas, los insultos y las descalificaciones" del PP, sí dejaba caer un recado a los posibles proyectos de los populares. Así, recalcaba que mientras en la región hay "un sistema ejemplar", en las regiones donde gobierna el Partido Popular están "en posiciones de cola" en el ámbito de la atención sanitaria, los mayores y la atención a la dependencia.

Además, el consejero añadió que cuando Rajoy era vicepresidente del Gobierno de José María Aznar "se redujo en 10.000 millones al año el gasto social". De esta forma, se ha referido a la "descapitalización" de la sanidad pública emprendida, a su juicio, durante el Gobierno nacional del PP.