Redacción Médica
20 de septiembre de 2018 | Actualizado: Jueves a las 12:40

La ‘guerra’ entre el Sespa ‘saliente’ y el Simpa se centra en las Áreas IV y VI

Estos gestores “quieren morir matando”, denuncian desde el Sindicato Médico local

Viernes, 01 de julio de 2011, a las 16:27

Óscar López Alba.
“Quieren morir matando”. Así ha expresado Javier Alberdi, presidente del Sindicato Médicos del Principado de Asturias (Simpa) la sensación que desde esta institución tienen ante las acciones que en los últimos días están protagonizando los responsables del Servicio de Salud (Sespa), a quienes les quedan días en el puesto por el relevo que dictaron las urnas el 22-M.

Alberto Alberdi y María Luisa Sánchez, gerente provisional del Sespa tras la marcha de Elena Arias.

Después de la noticia avanzada por Redacción Médica el pasado viernes acerca del control en la prescripción en Primaria de medicamentos con visado, la polémica se centra ahora en las áreas IV y VI. En el caso del área IV, el Simpa denuncia que el Sespa está enviando circulares a diferentes médicos en las que se les comunica la modificación, de forma unilateral y al alza, de los cupos. “Es increíble que se den estas situaciones, más aún cuando existen ya muchas sentencias judiciales que dan la razón a los médicos que lo han recurrido en otras ocasiones”, señala Alberdi, que recomienda “que se recurra llegado el caso”.

En cuanto al Área VI, y según recoge la web del sindicato, la Gerencia está “obstaculizando la labor de representación del Simpa”. En un escrito, recuerda a la Administración que hace poco el sindicato ha obtenido el apoyo “irrefutable de las urnas” y denuncia que “parecer ser que para estos gestores las Unidades de Gestión Clínica no deben tener derecho a elegir democráticamente a sus representantes y constituir juntas de personal, comités de salud laboral, etc.”

El Simpa lamenta que “en los últimos años hemos asistido al acoso e intento de derribo de la representación de los trabajadores, en aras a la muy ‘dedocrática’ costumbre de dirigir y manipular mediante los cargos de confianza”. Finalmente, el sindicato advierte: “Veremos las repercusiones legales y penales que puedan surgir”.