Redacción Médica
21 de julio de 2018 | Actualizado: Sábado a las 19:20

La ‘guerra’ del Colegio de Madrid, a la OMC

Ocho miembros de la Junta Directiva retiran su apoyo a la presidenta

Lunes, 18 de noviembre de 2013, a las 15:37

Cristina Mouriño.
Un correo entre el marido de la actual presidenta del Colegio de Médicos de Madrid (Icomem), Sonia López Arribas, y la colegiada Asunción Rosado, ha desatado la polémica en la Junta Directiva del Icomem. Según ha asegurado la vicepresidenta del colegio, Ana Sánchez Atrio, a Redacción Médica, en el correo se “difama e insulta al resto de miembros de la Junta Directiva” y pone en evidencia que la presidenta ha vulnerado la “privacidad y confidencialidad de los asuntos que competen a la misma”. La división en la Junta Directiva y la falta de confianza de 8 de sus miembros con respecto a la presidenta queda patente tras este suceso.

Sonia López Arribas, Juan José Rodríguez Sendín y Ana Sánchez Atrio.

Ana Sánchez Atrio ha explicado que lo que viene a probar ese correo electrónico es la existencia de una “dirección oculta, que actúa al margen del resto de miembros de la Junta Directiva”. Sánchez Atrio asegura que “el mail pone de manifiesto la manipulación de la decisión de la Asamblea de Compromisarios, por medio de los interventores, con respecto a la reforma de los Estatutos, aprobada por mayoría, para impedir que el Icomem pueda firmar contratos con empresas”. La vicepresidenta critica que “se hagan juicios de valor contra los miembros de la Junta Directiva y contra el propio Consejo General de Colegios de Médicos”.

Asimismo, subraya que de este correo se desprende la “connivencia” de la presidenta López Arribas con colegiados que se caracterizan, precisamente, por no trabajar de manera constructiva con la Junta Directiva. A su juicio este mail pone en evidencia que Sonia López Arribas ha vulnerado “la privacidad y confidencialidad” de la Junta Directiva del Icomem. Sánchez Atrio ha asegurado que registrarán una denuncia primero ante el Consejo General de Colegios de Médicos y que se plantean también llevarlo a los tribunales.

Ana Sánchez Atrio ha destacado que el Colegio de Médicos y los miembros de la Junta Directiva seguirán trabajando por sus colegiados.

Por su parte, la presidenta del Icomem, Sonia López Arribas, ha destacado a este diario, que sus “funciones como presidenta quedan recogidas en el artículo 22 de los estatutos colegiados y por ello las disposiciones adoptadas en el ejercicio de sus funciones deberán ser acatadas, sin perjuicio de las reclamaciones que contra ellas procedan”.

López Arribas asegura que “determinadas decisiones adoptadas por el resto de miembros de la Junta Directiva en los últimos plenos contravienen los estatutos colegiales y suponen una inhabilitación de facto de mis funciones como presidenta, tal y como recoge el mencionado artículo”. A esto añade que “ante la gravedad de los hechos, he tenido que recurrir al Consejo General de Colegios de Médicos como órgano superior para pedir amparo”. López Arribas garantiza que se mantendrá “firme” en su propósito de “defender a los colegiados y la dignidad de la profesión médica, cumpliendo de forma escrupulosa mis funciones estatutarias sin menoscabar el respeto y la consideración de las opiniones del resto de la Junta Directiva”.

Fuentes de la Organización Médica Colegial (OMC) han señalado a Redacción Médica que se ha recibido un comunicado por cada una de las partes implicadas y a partir de ahí, y según lo marcado en los estatutos, la OMC analizará y estudiará la situación para posteriormente trasladarlo a la Asamblea General.