Redacción Médica
23 de julio de 2018 | Actualizado: Lunes a las 16:10
Jueves, 09 de enero de 2014, a las 15:25
Redacción. Valencia
La Generalitat Valenciana ha abonado, a través del mecanismo del Fondo de Liquidez Autonómico (FLA), 13 millones de euros a los centros de atención a la dependencia, según ha destacado la Asociación Empresarial de Residencias y Servicios a Personas Dependientes de la Comunidad Valenciana (Aerte). Sin embargo, la propia patronal ha recordado que la Consejería de Bienestar Social se había comprometido a pagar entre el 30 de diciembre de 2013 y el 2 de enero de 2014 25 millones de la deuda acumulada, que asciende a 80 millones.

María José Mira, directora general de Aerte.

Según las primeras estimaciones realizadas por Aerte, estos trece millones contabilizados hasta el momento, aproximadamente 4 millones corresponden al programa Bono-residencias; a Gestiones Integrales, servicios públicos de gestión privada, de los que se ha abonado 1,5 millones aproximadamente, sólo de atención a personas con discapacidad. Respecto a las Prestaciones Vinculadas al Servicio, se ha abonado algo más de 3 millones de euros, y, por último, 4,5 millones corresponden a plazas concertadas.

La directora general de Aerte, María José Mira, ha valorado “positivamente” este pago, aunque ha señalado que es “puntual e insuficiente”. En todo caso, “supone un pequeño respiro para algunos centros, no para todos, ante la asfixiante situación por la que atraviesan fruto de la deuda acumulada que mantiene la Administración valenciana desde hace años”. Aunque se ha abonado esta cantidad, a día de hoy la deuda acumulada que mantiene el Gobierno valenciano con el sector se eleva a más de 80 millones de euros.

Mira ha recordado que “la mayoría de los centros soportan una tremenda carga de deuda por parte del Gobierno valenciano y total falta de liquidez desde hace demasiado tiempo. Hay centros y servicios que todavía no han percibido nada desde octubre de 2012. La consecuencia directa es la imposibilidad de hacer frente a gastos diarios y al pago a trabajadores profesionales, lo que hace peligrar su continuidad a corto plazo”.

Ante esta situación Aerte ha insistido en su petición de un plan de pagos para 2014 “que huya de la asimetría y el incumplimiento, así como agilizar cuanto antes el abono del segundo tramo del FLA, que solucionaría la deuda anterior a mayo de 2013”.