Redacción Médica
19 de julio de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 19:50

La Federación Española de Cáncer de Mama, contra el copago hospitalario

La entidad no entiende que para la adopción de este tipo de medidas no se consulte con los implicados, entre ellos, los pacientes

Jueves, 03 de octubre de 2013, a las 12:31

Redacción. Madrid
Tras la publicación en el BOE de la resolución  de la Dirección General de Cartera Básica de Servicios del Sistema Nacional de Salud y Farmacia por la cual se modifican las condiciones de financiación de medicamentos de dispensación hospitalaria a los pacientes no hospitalizados, mediante la asignación de aportación del usuario, la Federación Española de Cáncer de Mama (FECMA), desea manifestar su desacuerdo con esta medida, temiendo que pueda ser un paso más hacia nuevas políticas de copago de fármacos o prestaciones.

Roswitha Britz, presidenta de FECMA. 

Según la Federación y atendiendo a sus consideraciones en base al copago de medicamentos de dispensación hospitalaria, no se cumplen los objetivos del copago. Ni el disuasorio, porque los destinatarios de estos productos son enfermos crónicos; ni el recaudatorio, porque se trata de medicamentos de aportación reducida. Reconocen que “sería muy preocupante y grave que esta medida se convirtiera en disuasoria para los pacientes crónicos o con enfermedades graves, a quienes están destinados estos medicamentos”. La resolución establece que esos medicamentos estarán sujetos a una aportación del usuario de un 10% del PVP por envase, con un máximo fijado en 4,20 euros. Si se trata de dosis sueltas, el cálculo a pagar por el usuario será proporcional. Nada se dice sobre posibles límites para la suma de copago en farmacias y copago en hospitales.

La aecc solicita al Ministerio respuestas sobre los objetivos y motivaciones del nuevo copago de fármacos de dispensación hispitalaria 

Entre los fármacos incluidos se encuentran medicamentos para retrasar la progresión en cáncer de mama avanzado como el 'Afinitor' o el 'Tyverb'; para tratar el cáncer de riñón avanzado o extendido a otros órganos como el 'Votrient'; o para en el tratamiento de tumores cerebrales como el 'Temodal'; además de otros tantos fármacos prescritos para la leucemia mieloide crónica (LMC), el tratamiento de tumores malignos no resecables y/o metastásicos del estroma gastrointestinal (GIST), para reproducción asistida, la artritis reumatoide, la degeneración macular o la hepatitis C crónica, entre otros. Además, se incluye en la lista el sistema intrauterino liberador de levonorgestrel (SIU-LNG) 'Mirena', que es un sistema anticonceptivo; y, por otro lado, 'Lactest' indicado para diagnóstico de la intolerancia a la lactosa.

FECMA representa a casi 40.000 mujeres afectadas por esta patología que se agrupan en 39 asociaciones distribuidas en toda la geografía española. Comprometida con este colectivo, la Federación sin ánimo de lucro, insiste en la importancia de la detección precoz de la enfermedad, apoyando los esfuerzos vinculados a ella en los ámbitos de la sanidad y la investigación. De ahí, su firme oposición a la nueva norma sanitaria.

La medida del copago fue creada con la intención de producir efectos a partir del 1 de octubre. Sin embargo, la falta de entendimiento con las comunidades autónomas y la preocupación y oposición de varias de ellas, ha hecho que se retrase hasta el próximo 1 de enero de 2014. FECMA ve lógica esa preocupación ya que según reconocen se trata de un sistema complejo de copago que requiere de equipos informáticos adecuados y personal formado para ese objetivo, algo que “parece contradictorio con las medidas de ajuste y ahorro introducidas en la sanidad pública”, concluye.