Redacción Médica
22 de julio de 2018 | Actualizado: Sábado a las 20:00

FEDE y SED fijan un frente común para mejorar la atención al diabético

La Federación de Diabéticos Españoles y la Sociedad Española de Diabetes se plantean en un convenio varias líneas de actuación ante las administraciones públicas

Martes, 17 de febrero de 2015, a las 13:51
Redacción. Madrid
Mejorar la atención sanitaria de las personas con diabetes es el objetivo que ha llevado a la firma de un convenio entre la Federación de Diabéticos Españoles (FEDE) y la Sociedad Española de Diabetes (SED), que aspiran a unir trabajo y esfuerzos ante las administraciones públicas españolas.

Andoni Lorenzo.

Como primera línea de actuación se plantean demandar la creación de una especialidad en Educación Terapéutica en Diabetes (ETD) que facilite los conocimientos y habilidades necesarias para el autocuidado del paciente, pues beneficiaría a más de cinco millones de afectados en España. En este sentido el presidente de la FEDE, Andoni Lorenzo, afirma que esta acreditación  “se debe basar en la combinación de estrategias de educación y en la calidad, individualización y continuidad de las mismas, así como un contenido abierto a la revisión continua”.

Ambas entidades se plantean también reclamar a las administraciones públicas que pongan a disposición de los profesionales sanitarios y de las personas con diabetes material de calidad para el tratamiento de la enfermedad. Esta acción supone, por un lado, evitar que se restrinjan las posibilidades de elección del profesional sobre el tratamiento idóneo para cada paciente y, por otro lado, conseguir que éstos logren una mayor adherencia al tratamiento.

Sobre este punto la FEDE y la SED inciden en la importancia de que las licitaciones de material sanitario para el tratamiento de la diabetes garanticen la calidad por encima del criterio económico.

Finalmente, las entidades firmantes abogan por una transformación y adecuación del actual modelo del Sistema Nacional de Salud, que “se encuentra orientado hacia el paciente agudo y que debe pasar a centrarse en el paciente crónico”. El objetivo es dar un mayor protagonismo al paciente en la gestión de su patología y reducir las visitas al centro de salud, el consumo de fármacos o el tiempo de internado clínico.