17 dic 2018 | Actualizado: 18:30

“La familia es parte central del proceso asistencial de los enfermos críticos”

La atención a este tipo de pacientes centra una nueva edición de los “Desayunos con salud”

vie 04 marzo 2011. 15.30H

De izq.a dcha., José Ramón Carmona y Juan María Guergué de la Unidad Coronaria del CHN; las pacientes Alfonso Nagore y y Kiskitza Larrea; la consejera Kutz, el cirujano Ramón Trujillo; Juan Ignacio Arrarás, psicólogo clínico del Servicio Navarro de Salud; y Fernando Boneta, gerente del CHN.

Redacción. Pamplona
La consejera de Salud, María Kutz, ha participado en una nueva edición de los “Desayunos con salud”, que en esta ocasión y bajo el título de “Yo sé valorar la palabra Salud” se ha centrado en la experiencia de médicos y pacientes que han pasado por situaciones críticas en enfermedades o accidentes muy graves.

Juan María Guergué, de la Unidad Coronaria del Complejo Hospitalario de Navarra (CHN) ha destacado que “que la familia es parte central del proceso asistencial, porque se trata no sólo de sacar adelante al paciente, sino que también hay que atender a los familiares, que atraviesan una situación de incertidumbre”.

En la sesión han participado los facultativos Juan María Guergué y José Ramón Carmona, de la UCI y de la Unidad Coronaria del CHN respectivamente, el cirujano Ramón Trujillo, también del CHN, con su doble experiencia como paciente y médico, el psicólogo clínico del Servicio Navarro de Salud, Juan Ignacio Arrarás, y los pacientes Alfonso Nagore que sufrió tres paradas cardíacas y Kiskitza Larrea, que tuvo un accidente de tráfico.

En sus intervenciones, todos ellos han resaltado la importancia que tiene la familia y el entorno social para la recuperación de cada paciente tras superar la fase aguda de un proceso de enfermedad o accidente grave. Carmona ha indicado que “nunca se acaba de aprender y que siempre hay margen para la mejora en la atención y relación con los pacientes y la familia” y que “con poco esfuerzo se puede hacer mucho”.

Juan Ignacio Arrarás ha remarcado que tras una situación de enfermedad grave “se requiere un proceso de adaptación en el que son claves la información, siempre adaptada a cada persona, y la comunicación con la familia, con el objetivo de transmitir sensación de control”. Ha resaltado también la importancia, tras el alta médica, de que el paciente aprenda a valorar sus temores con la ayuda de profesionales médicos, porque “existen diferentes maneras de afrontar la información y esto es algo que depende de cada persona”.

A continuación, cada uno de los pacientes participantes en la jornada ha expuesto su caso. Así, Ramón Trujillo ha contado que ha cambiado su actitud, y que está en un proceso de adaptación a su nueva vida, así como la necesidad que tiene de estar cerca de un centro sanitario. También Alfonso Nagore ha relatado su miedo a estar lejos de un hospital y el deseo de pasar más tiempo con su familia. Kistitza Larrea ha hablado de su “sensación de miedo y de soledad” durante la convalecencia en la UCI, así como de la “dura experiencia de la vuelta a casa tras el alta, que le hizo valorar el cariño y amor de la familia”.