Redacción Médica
20 de julio de 2018 | Actualizado: Viernes a las 11:00

“La experiencia nos dice que la colaboración público-privada conlleva riesgos”

Los socialistas consideran inadecuado el modelo que el Gobierno pretende instaurar en el Hospital de Alcañiz

Viernes, 12 de abril de 2013, a las 15:25

Ricardo Martínez Platel. Zaragoza
El portavoz socialista en la Comisión de Sanidad de las Cortes de Aragón, Eduardo Alonso, ha explicado a Redacción Médica las razones por las que su grupo se declara opositor al modelo de colaboración público-privada que el Departamento que encabeza Ricardo Oliván ha anunciado para el Hospital de Alcañiz.

Eduardo Alonso, portavoz socialista de la Comisión de Sanidad.

¿Qué le parece la postura de Oliván sobre el modelo de colaboración público-privada?
Se empeña en decir que nosotros también usábamos este modelo, pero lo utilizábamos en lo que son conciertos de asistencia, tanto para actividad quirúrgica como para otras cuestiones. Dado que el secretario general del Partido Popular, Octavio López, aseguró a finales de enero que querían implantar en Aragón el modelo madrileño con la colaboración público-privada, hemos intentado avisar de lo que está sucediendo en Madrid en estos momentos. La experiencia nos dice que esta aventura conlleva riesgos inminentes sobre la propia viabilidad el proyecto. En el caso de Alcañiz no sabemos en qué consiste el plan de financiación, ni qué fórmula dentro de la ley de contrato van a utilizar.

Desde su partido han denunciado que hay 80.000 facturas pendientes de pago de 2012.
Hemos aguantado estoicamente durante los 12 años que gobernamos la llamada “bola sanitaria”. Es un mal inherente a nuestra sanidad pública, y no lo digo como excusa. Lo que tratamos de contraponer, después de dos años de gobierno del PP en los que siempre ha usado este tema como arma arrojadiza, asegurando que éramos unos pésimos gestores, pusimos encima de la mesa las inversiones o planes de choques contra las listas de espera que pusimos en marcha, que fue lo que motivaba que dejáramos de pagar facturas en tiempo y forma, pero íbamos respondiendo poco a poco, con más retraso de lo normal, pero pagábamos.

El Gobierno asegura que en este aspecto afectan las cuentas que se encontraron.
Los proveedores nunca plantearon posturas de fuerza como en estos dos años. Sin haber hecho inversión, ni acciones relevantes, han incrementado bruscamente las cifras porque no han llegado a acuerdos con los profesionales sanitarios a los que han demonizado, acusándoles de trabajar poco por la mañana para tener peonadas por la tarde.

Otro asunto de plena actualidad es la centralización de los laboratorios.
El territorio de Aragón no es como Madrid. La población está muy dispersa y los análisis pueden viajar a unos laboratorios centralizados, siempre que la distancia sea la adecuada, sin afectar a la seguridad de la prueba. Con esta medida se perdería calidad y empleo.  Además, tampoco dicen que van a cerrar los laboratorios de los hospitales periféricos.

Con este planteamiento, ¿de dónde saldría el ahorro?
Si se mantiene el personal y una mínima actividad, por economía de escala no salen las cuentas.  Para conseguir el ahorro que buscan tendrían que cerrar todo y centralizarlo en Zaragoza, pero amagan sin dar. Estamos en una indefinición. No nos han dado ni un dato financiero.  En tiempos del gobierno socialista remozamos hasta 60 quirófanos y ahora los tienen parados tarde y noche, con el gasto que eso supuso.  Hay que hacerlos funcionar.

¿Cuál es la situación de las Urgencias?
Ha habido casos en el Servet de esperas de hasta 100 horas con gente a la que no pasaban a planta, porque estaban cerradas, lo que ha producido atascos. Hemos puesto de manifiesto que las Urgencias en general y las de este hospital en particular están viéndose sobrecargadas por los inmigrantes a los que se ha sacado del sistema, además solo han dejado en Zaragoza cuatro puntos de atención continuada y han cerrado casi 20. Una buena atención en primaria es más barata y beneficia a todo el sistema público. Lo que se trata es que los pacientes que precisan hospitalización permanezcan el menor tiempo posible en las salas de observación, se facilite su ingreso directo desde las consultas de exploración y se garantice la intimidad, confidencialidad, confortabilidad e información al paciente y al familiar.

¿Cómo valora el hecho de que se van a concertar algunas operaciones?
Se han concertado operaciones de varices, cataratas y algunas de traumatología. Recientemente nos han comunicado, por petición de nuestro grupo parlamentario, cuánto cuesta estas intervenciones en la sanidad pública y en la privada y las diferencias son abismales, por lo que lo han tenido que maquillar porque las cifras eran un escándalo, ya que en lo público costaban menos de la mitad.  

¿Qué le parece el anuncio para septiembre del cribado de cáncer de colon?
Es un tema que nos tiene desconcertados porque ha sido una de las pocas enmiendas que nos aceptaron en los presupuestos de 2012. Es una buena noticia que han anunciado de forma notable y deseamos que se ponga en marcha cuanto antes.