Redacción Médica
21 de septiembre de 2018 | Actualizado: Jueves a las 22:05

La evaluación del modelo gestor oscila entre la ausencia y las grandes bases de datos

La Unidad de Radiodiagnóstico de Madrid presume de registrar toda su actividad

Martes, 10 de junio de 2014, a las 17:26
Javier Barbado / Imagen: Pablo Eguizábal. Madrid
En tanto que algunas experiencias de unidades de gestión clínica (UGC) –la mayoría– pecan de ausencia de evaluación de su actividad, otras, en cambio, presumen de grandes bases de datos que registran cada milímetro de producción en su entorno, según se deduce de la exposición de algunos modelos de gestión en la sesión vespertina de una jornada organizada por Facme en el Colegio de Médicos de Madrid.

De izq. a dcha.: Julián Pérez-Villacastín, Pere Casán, José Miguel Rodríguez González-Moro, Vicente González Tello, Raúl Andrade, Eduardo Fraile y Jaume Sellarés, durante el coloquio vespertino de la jornada organizada por Facme.


Así, Julián Pérez-Villacastín, presidente del Instituto Cardiovascular del Hospital Clínico San Carlos de Madrid, ha revelado la brillante relación de cifras de producción de este organismo (más de 55.000 altas y 9.000 intervenciones de cirugía cardiaca) pero también ha lamentado la ausencia de planificación de proyectos a medio y corto plazo y se ha hecho eco, junto con Pere Casan, del Área del Pulmón del Hospital Central de Asturias (HUCA), de la falta de una cultura de colaboración entre unidades y organismos que permita comparar y medir los resultados.

Eduardo Fraile, Julián Pérez-Villacastín y Pere Casan, durante sus intervenciones.


Con todo, Pérez-Villacastín ha expuesto su experiencia institucional como modelo de gestión eficiente y de aportación científica independiente, y ha demostrado lo primero con diversos ejemplos, entre ellos la reducción de la estancia media en la unidad coronaria del centro de seis a dos días con más de 1.000 ingresos con síndrome coronario agudo.

Pérez-Villacastín también ha destacado la estrategia de colaboración del Instituto con otros hospitales como el Severo Ochoa y el Príncipe de Asturias, ambos de la Comunidad de Madrid, “una magnífica relación medible en los índices de satisfacción” de los pacientes y de los profesionales.

Raúl Andrade, José Miguel Rodríguez González-Moro y Jaume Sellarés, gerente del Equipo de Atención Primaria de Sardenya.


Sin embargo, aun con posibilidades de capacitación para desarrollar grandes proyectos, el organismo carece de una planificación a medio e incluso a corto plazo, y, asimismo, no existe una evaluación y comparación de sus iniciativas que permita avanzar a los científicos, según ha lamentado su presidente.

Por su parte, Pere Casan, del Área del Pulmón del Hospital Central de Asturias, ha alertado de la existencia de controversias entre algunos profesionales hospitalarios debido a una “débil cultura de colaboración” y también ha denunciado la inestabilidad de los puestos directivos en los centros en virtud de los relevos gubernamentales en la comunidad autónoma.

Para Casan, el liderazgo político resulta en la actualidad “incompetente” en el campo hospitalario; ha asegurado que el modelo actual es insostenible y, al mismo tiempo, ha reconocido que la crisis económica constituye una oportunidad. En ese sentido, ha reivindicado mayor formación científica en las consejerías del sector y capacidad formativa a los colegios de médicos y otras instituciones similares.

Incorporada al Instituto Nacional de Silicosis, el Área del Pulmón del HUCA lleva cinco años en funcionamiento con 152 profesionales.

La máxima medición en la Unidad de Radiodiagnóstico

Eduardo Fraile, director técnico de la Unidad Central de Radiodiagnóstico de la Comunidad de Madrid, ha explicado cómo funciona este modelo de organización que se ocupa de la asistencia radiológica en seis hospitales dependientes de la Consejería de Sanidad autonómica. Se trata de una empresa pública comandada por el Consejo de Administración, el director gerente y el director técnico.

Fraile ha destacado que, al contrario de lo que sucede en otros ámbitos, en la Unidad que dirige “se mide absolutamente todo” por medio de una ingente base de datos que permite evaluar y comparar la actividad de los centros.

Por otra parte, Raúl Andrade, de la UGC de Aparato Digestivo del Hospital Virgen de la Victoria de Andalucía, ha informado de que componen este servicio 14 facultativos y de que se trata de una unidad configurada a partir de la iniciativa vocacional de los profesionales.