Redacción Médica
23 de julio de 2018 | Actualizado: Domingo a las 19:30

La estrategia de crónicos ahorrará 360 millones hasta 2014, más que con los recortes de Rajoy

López inaugura el nuevo centro de salud Itsas Etxea junto al consejero Bengoa

Miércoles, 23 de mayo de 2012, a las 15:50

Patxi López.

Redacción. San Sebastián
El lehendakari, Patxi López, ha destacado que con la ‘Estrategia para afrontar el reto de la cronicidad en Euskadi’ el Gobierno vasco ahorrará 360 millones de euros entre 2011 y 2014, mientras que aplicando los recortes del Gobierno central en la sanidad vasca “se ahorrarían 33 millones de euros”. Por lo tanto, ha apuntado que “las comparaciones no se sostienen”.

López, acompañado del consejero de Sanidad, Rafael Bengoa y el alcalde de Hondarribia, Aitor Kerejeta, ha inaugurado el nuevo Centro de Salud Itsas Etxea de la citada localidad guipuzcoana, una “buena muestra” de la política que están llevando a cabo en materia sanitaria su Ejecutivo.

Este nuevo equipamiento sanitario, que cuenta con una superficie de 1.302 metros cuadrados en total y ha supuesto una inversión de 2,5 millones de euros, atenderá a una población de 16.955 personas.
El lehendakari ha señalado que a pesar de la crisis y de los ajustes “que estamos obligados a hacer en algunos aspectos en Euskadi”, el Gobierno vasco está manteniendo su “apuesta inversora” en nuevas tecnologías y nuevos centros como este de Hondarribia.

López ha destacado que “todo esto es posible” gracias a que en medio de “una enorme crisis” están realizando un ejercicio de gestión “responsable” de los recursos que de los que se dispone. “Una forma de hacer las cosas que se ha convertido en una impronta del Gobierno, eso que llamamos el modelo Euskadi”, ha añadido.

Por otro lado, ha indicado que en las últimas semanas están viendo “como se insiste en dirigir todos los sacrificios hacia el estado de bienestar reduciéndolo a su mínima expresión”, algo “especialmente sangrante” en el caso de sanidad, que lleva a la ruptura del “principio de universalidad”. El lehendakari ha asegurado que en Euskadi su Gobierno se niega a “seguir ese camino” y opta “por reformar los servicios públicos buscando ahorros, pero sin afectar a los derechos básicos”.