16 nov 2018 | Actualizado: 12:40

“La esperanza de Medicina del Trabajo pasa por un cambio de Gobierno”

Considera que habrá menos profesionales y estarán menos cualificados tras la aprobación del RD que regulará la actividad sanitaria de los servicios de prevención de riesgos laborales

Lunes, 20 de junio de 2011, a las 18:38

Eva Fariña. Madrid
El presidente de la Asociación Española de Especialistas en Medicina del Trabajo (Aeemt), Antonio Iniesta, ha criticado la aprobación del Real Decreto que regulará la actividad sanitaria de los servicios de prevención de riesgos laborales, y ha asegurado que su esperanza pasa “por un cambio de Gobierno”. En su opinión, este RD, “como mínimo, va a reducir a la mitad el número de médicos de Trabajo que hay en las empresas, ya que será necesario el doble de trabajadores (2.000), y va a admitir a profesionales no cualificados en las mismas”. Por tanto, “difícilmente se va a mejorar la calidad”, ha explicado.

Antonio Iniesta preside la AEEMT.

El Real Decreto deja en manos de las comunidades autónomas su desarrollo, lo que supondrá que cualquier empresa con sede en diferentes CCAA tenga que desarrollar diferentes normativas en materia de prevención. “La normativa marca un mínimo, pero nuestra experiencia en estos 15 años desde la aprobación de la Ley de Prevención nos dice que los mínimos se convierten en máximos. En España hay varias velocidades, y País Vasco, Comunidad Valenciana o Navarra tienen unos sistemas punteros. Por el contrario, Andalucía, Extremadura o Cataluña están más cercanas a las condiciones de África. Otras autonomías, como Madrid, Galicia, Baleares o Canarias, no tienen legislación propia, pero cumplen un mínimo de exigencias”, ha señalado Iniesta respecto a las diferencias autonómicas.

“Errores de bulto”

El presidente de la asociación ha lamentado que tanto el Ministerio de Sanidad como el de Trabajo no hayan contemplado la cartera de servicios propuesta por la Aeemt: “A partir de este RD se elaborarán unas guías, en las que esperamos que se puedan corregir los errores de bulto, aunque con los dirigentes actuales tenemos bastantes dudas. Nuestra esperanza es un cambio de Gobierno y que determinadas CCAA comiencen a apostar por la Medicina del Trabajo”.

Iniesta también teme que la nueva normativa perjudique la relación con Atención Primaria, “en una época en la que los recursos sanitarios son escasos y el sistema público tiene auténticos problemas de viabilidad”. “En Madrid, por ejemplo, puede haber unos 150.000 trabajadores que tengan cubiertos los servicios de prevención. El 90 por ciento de ellos tiene un seguro privado, aparte de la prestación pública. Lo lógico es que no se dupliquen pruebas diagnósticas, sino que haya coordinación entre los niveles asistenciales y se agilicen los procesos. Es un beneficio para todos”, ha dicho el presidente, para quien otra de las cuestiones pendientes es la elaboración de una historia clínca laboral, sobre todo para controlar las bajas o las incapacidades.