Redacción Médica
15 de julio de 2018 | Actualizado: Domingo a las 18:30

“La Enfermería tiene un papel protagonista en el tratamiento del crónico renal”

Minimizar el impacto de los recortes, prioridad de la Sociedad Española de Enfermería Nefrológica

Jueves, 25 de abril de 2013, a las 17:24

Carlos Cristóbal. Madrid
María Jesús Rollán de la Sota presidente la Sociedad Española de Enfermería Nefrológica (Seden). Desde ese puesto, reivindica el papel “protagonista” de este colectivo, que no se asusta ante el problema de la cronicidad porque lleva muchos años capeando con él. A pesar de reconocer que lo están “pasando mal”, sigue apostando por iniciativas como el Observatorio Social de la Salud Cardio-renal a la vez que mira a un futuro en el que los recortes y la creación de un perfil profesional específico son las prioridades.

¿Cómo está viviendo el sector de la Enfermería Nefrológica la situación por la que está atravesando la sanidad en los últimos tiempos?

Lo cierto es que lo estamos pasando mal. Los recursos están más limitados, está habiendo muchos cambios de empresas… Se está intentando priorizar en una serie de cosas y se tienen que dejar otras de lado. Es una pena que no se sepa la labor tan importante que se desarrolla desde la enfermería porque, aunque la siguen apoyando, la han limitado bastante. Por otra parte, son muy pobres los recursos que nos otorgan los hospitales, ya sean públicos o privados respecto a días libres o días para asistir a formación y congresos. Entre una cosa y otra lo tenemos un poco difícil.

María Jesús Rollán de la Sota, presidenta de la Sociedad Española de Enfermería Nefrológica (Seden).

En el ámbito asistencial, toda la sanidad se enfrenta a un cambio de modelo en el que tiene cada vez más peso el tratamiento a la cronicidad. ¿Cómo lo afrontan?

Nosotros estamos acostumbrados a este tipo de tratamiento. Los enfermeros de Nefrología llevamos muchos años trabajando con pacientes crónicos y creo que son nuestros principales pacientes. Creo que somos los que mejor les entendemos porque conocemos toda su problemática. Desde que les cogemos cuando la enfermedad está en los primeros estadios les vas educando, enseñando, aplicando los tratamientos… Se realiza un seguimiento tan largo que se adquiere mucha empatía e incluso intimidad.

No creo que tengamos limitaciones en sentido asistencial. En lo que a los recursos se refiere, es verdad que están siendo más limitados. Se están retrasando mucho las consultas, están aumentando las listas de espera…Lo que se consigue de esa forma es que muchas veces los pacientes entren de urgencia, que a la larga termina por ser más caro, aunque los gestores parecen no verlo. Si no lo ven, hay que hacérselo ver y demostrárselo. Ellos recortan, quiero imaginar que como mejor pueden.

¿Qué papel tiene la Enfermería en el tratamiento del paciente renal crónico?

Un papel totalmente protagonista, porque a pesar de que los nefrólogos diagnostican y les controlan las analíticas, la enfermería está continuamente con ellos. Pasamos mucho tiempo con los pacientes, y generamos esa confianza que para ellos es tan importante. Si son más adherentes, tanto al tratamiento como a la dieta o el resto de cosas, es porque se lo dice alguien en quien realmente confían. Yo creo que esa es una habilidad que las enfermeras tenemos y debemos tener. Quién mejor que alguien de tu confianza para convencerte de los beneficios de algo.

En muchas ocasiones, después de que le haya pasado visita el nefrólogo, el paciente pregunta qué le ha dicho, y hay que explicárselo de manera que lo entienda. Eso ocurre porque, en primer lugar, les paraliza el miedo ante la posibilidad de recibir malas noticias. La labor de la Enfermería es importante en todos los crónicos, pero en esta enfermedad, que afecta a tantos órganos y hay tantas patologías asociadas, es más importante si cabe. Incluso en procesos tan importantes como el post-transplante.

En marzo del 2012 pusieron en marcha el Observatorio Social de la Salud Cardio-renal. ¿En qué consiste?
Se trata de una plataforma web muy sencilla y muy dinámica abierta a todo el mundo y que nace para concienciar a la sociedad del problema que hay con las enfermedades renales. Mucha gente ni siquiera sabe que tiene una enfermedad de este tipo, como es el caso de los pacientes de riesgo que podrían desarrollarlas. Se trata de prevenir y nace con ese objetivo.

En la página se explica qué es la nefrología, las diferentes patologías, mostramos las dietas que convienen en función del estadio en que se encuentre la enfermedad… Pero además también sirve como soporte de ayuda para los profesionales o como instrumento para educar a un paciente al que estás tratando. Es una página muy completa y tiene contenidos muy útiles no solo para los enfermos, sino para la sociedad en general.

¿Cuáles son los principales retos a que se enfrenta la Seden en el futuro?

Son muchísimos, pero creo que en el lugar más importante están los recortes. Es un reto grande a la hora de desarrollar trabajos y proyectos. Intentamos que no sea así y que todo el mundo pueda colaborar.

Además, todavía no disponemos de una especialidad y todo está parado. En consecuencia, muchas veces no tenemos a gente que trabaje en los servicios de Nefrología, que requiere una formación específica y un perfil especial. Querríamos que se creara un perfil de competencia que estuviera aprobado por las consejerías de los Gobiernos y haya una lista que sirva para trabaja en este tipo de servicio, porque si contamos con personas que no conocer el trabajo de un servicio de nefrología no podemos avanzar en nuestro trabajo. Me gustaría luchar para que esto ocurriera y no nos viéramos desangelados porque una enfermera se pone enferma y no tenemos a nadie con ese perfil para sustituirla. Necesitamos a personas con un perfil muy específico, no vale cualquier enfermera para hacerlo. Estamos trabajando con el Ministerio para conseguirlo y, de ser así, sería todo un logro.