Redacción Médica
18 de julio de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 12:45

La donación en parada cardiaca pretende lograr 10 donantes más al año

Requerirá un esfuerzo por parte de las instalaciones y del personal extra e intrahospitalario

Jueves, 30 de junio de 2011, a las 16:48

Redacción. Zaragoza
El coordinador autonómico de Trasplantes de Aragón, José Ignacio Sánchez Miret, acompañado por el director de la Organización Nacional de Trasplantes (ONT), Rafael Matesanz, han explicado que la comunidad está trabajando para poner en marcha un programa de donación en parada cardiaca, que ya tienen siete hospitales españoles, y que supondría un aumento de diez donantes más al año, aunque requerirá un esfuerzo por parte de las instalaciones y del personal extra e intrahospitalario.

Luisa María Noeno, consejera de Salud en funciones, con Víctor Solano, gerente del Hospital Miguel Servet (izq.), Rafael Matesanz, director de la ONT, y José Ignacio Sánchez Miret, coordinador autonómico de Trasplantes de Aragón.

Sánchez Miret ha destacado que la de vivo y la de parada cardiaca son las dos vías claras de expansión de la donación de órganos. Ambos han intervenido en la celebración del XXV aniversario del trasplante renal en el Hospital Miguel Servet de Zaragoza. Desde el 6 de junio de 1986, se han realizado 1.193 intervenciones de este tipo en el centro aragonés. En Aragón hay unas 95 personas esperando un riñón, de las que entre el 10 y el 20 por ciento serán retrasplantadas.

En el primer semestre de 2011 también se han realizado 18 trasplantes hepáticos y cinco cardiacos, que con los renales suman un total de 65, es decir el 23 por ciento más que en el mismo periodo de 2010, y que ha sido posible por el aumento del 37 por ciento de donantes.

Por ello, según el coordinador autonómico, hay que seguir trabajando en la donación por muerte encefálica y seguir estimulando la de vivo, sobre todo para los pacientes que esperan una diálisis, ya que cuando se esta sano supone un riesgo "ínfimo" para el donante, además de hacerse por laparoscopia. Otro reto de los trasplantes en Aragón, ha agregado, es lograr poner en marcha el programa de donación en parada cardiaca, en asistolia, que es también una vía de obtención de órganos de donantes más jóvenes, ya que cada vez la muerte encefálica proporciona mayor número de donantes pero con edad avanzada.

En este sentido, Matesanz ha precisado que en 2010 las de parada cardiaca representaron en España el nueve por ciento de las donaciones, es decir, uno de cada once donantes, y que la idea de la ONT es extender el programa a todas las ciudades medianas hasta llegar al 20 por ciento. Hasta ahora, siete hospitales disponen de estos programas de los que son pioneros los Clínicos de Barcelona y Madrid, mientras que otros ocho centros hospitalarios españoles están intentando poner en marcha protocolos similares. Matesanz ha dicho que le gustaría que se una Zaragoza, algo que ya le ha planteado la coordinación autonómica, ha agregado.