19 nov 2018 | Actualizado: 17:30

La demanda de empleo sanitario se desploma

Más de uno de cada cinco inscritos en los servicios públicos aspiraba a mejorar su ocupación

Domingo, 25 de enero de 2015, a las 12:57
Jesús Vicioso Hoyo. Madrid
La demanda de empleo sanitario se desplomó a lo largo del último ejercicio. Casi un 13 por ciento menos de personas que buscan un empleo en este sector laboral engrosaron los registros de los servicios públicos de empleo en 2014, una caída, en términos absolutos, de 11.092 aspirantes en tan solo un año.

Demandas de empleo en el sector de las actividades santiarias, por meses, en 2014. Fuente: SEPE.


El mes de diciembre cerró con 75.634 demandantes de empleo en actividades sanitarias, frente a las 86.726 del primer mes de 2014. Se trata, por tanto, de una destacada rebaja cercana a los 1.000 postulantes laborales por cada mes. Y salvo tres ligeras subidas (en mayo, septiembre y octubre), todo el ejercicio fue en declive.

Especialmente se notó el ‘derrumbe’ entre los parados inscritos como demandantes sanitarios. El año arrancó con 65.009 personas apuntadas en este registro y 11.774 menos se ‘fueron’ de él cuando concluyó diciembre de 2014, es decir, una reducción de más de 18 puntos porcentuales. De hecho, los desempleados pierden un 5 por ciento de ‘músculo’ del total de desempleados: en enero suponían el 75 por ciento del total, mientras que en diciembre apenas superaban el 70 por ciento.

Dándole la vuelta a las cifras, los aspirantes a un trabajo sanitario de manera ‘oficial’, inscritos como tal en el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE), y que no son parados han crecido notablemente a lo largo del último ejercicio. En términos brutos no lo han hecho de una manera vertiginosa (son 682 más entre enero y diciembre: 21.717 y 22.399, respectivamente), pero sí con respecto al total de demandantes en esta división de actividad.

Precisamente, de entre las distintas categorías de los ‘demandantes no parados’, el nicho que más aumenta es el de los ocupados, es decir, los integrados por perceptores de prestaciones adscritos en trabajos de colaboración social, con expedientes de regulación de empleo, o los  afiliados a la Seguridad Social en los regímenes generales o autónomos, entre otros. Éstos fueron, tomando como base las últimas cifras de 2014, los que más han sumado, hasta convertirse en el 23 por ciento del total de los demandantes y, por cada 3 parados, uno de los postulantes a una salida laboral como profesional de la sanidad se apunta en los servicios de empleo para la búsqueda de trabajo que mejore el que ya poseen.

ENLACES RELACIONADOS:

El paro médico se reduce un 11 por ciento (14/01/15)