20 nov 2018 | Actualizado: 09:10
Jueves, 12 de abril de 2012, a las 17:07
INFORME DE LA SOCIEDAD ESPAÑOLA DE SALUD PÚBLICA Y ADMINISTRACIÓN SANITARIA
La coordinación sociosanitaria, asignatura pendiente de la atención a la dependencia
“Podría generar ahorros importantes a la vez que una mejora en la atención a los ciudadanos”

Redacción. Madrid
Coincidiendo con la reunión del Consejo Territorial del Sistema de Autonomía y Atención a la Dependencia la Sociedad Española de Salud Pública y Administración Sanitaria (Sespas) ha hecho público un informe acerca de la situación de la atención a personas dependientes en España que deja patente una situación ciertamente mejorable en el ámbito de la coordinación entre los servicios sanitarios y sociales. Precisamente esta coordinación, largamente reclamada desde ambos sectores y en muchas ocasiones ondeada como bandera por las administraciones autonómicas, es ahora una de las necesidades acuciantes del sistema a la hora de plantear soluciones que mejoren la eficiencia.

Emilio Herrera, uno de los autores del estudio.

De acuerdo con este trabajo, “Desafíos en la autonomía y la atención a la dependencia de la población mayor”, se constata que queda “un largo camino por recorrer para alcanzar la coordinación entre el sistema sanitario y los servicios sociales”. En este sentido, uno de los autores que ha participado del informe, Emilio Herrera, señala que “una mayor coordinación entre ambos sistemas podría generar ahorros importantes a la vez que una mejora en la atención a los ciudadanos”.

La mayoría de las autonomías, asegura el estudio, han desarrollado normativas específicas para la promoción de la autonomía personal. Sin embargo, esta labor legislativa no parece haber tenido consecuencias desde el punto de vista de la coordinación institucional e intersectorial social y sanitaria, y eso a pesar de que, tras las últimas elecciones autonómicas de mayo de 2011 fueron varios los gobiernos autonómicos que optaron por unir bajo el paraguas de la misma consejería ambas políticas. En este sentido, Herrera señala que “hay autonomías que han abrazado la idea de la coordinación, pero falta que pongan en marcha iniciativas estructurales que lo hagan realidad”.

Esta orfandad normativa debería subsanarse de forma que se facilite “el desarrollo de medidas transversales para la protección frente a la dependencia y a la enfermedad y que promuevan el derecho del mayor a envejecer libre de discapacidad, autónomo y sano”. Asimismo, el estudio refleja la necesidad de poner en marcha “sistemas proactivos que apuesten por la promoción de la autonomía personal como valor positivo frente a la atención reactiva a la dependencia”.

Los cuidados informales equivalen a entre 25.000 y 40.000 millones de euros

El informe aborda también “El valor social de los cuidados informales provistos a personas mayores en situación de dependencia en España”. Un estudio elaborado por Juan Oliva, de la Universidad de Castilla-La Mancha; Cristina Vilaplana, de la Universidad de Murcia, y Rubén Osuna, de la Universidad Nacional de Educación a Distancia, en el que calculan el valor monetario de los cuidados no profesionales a personas dependientes.

De acuerdo con este capítulo, que toma como referencia el año 2008, en España están identificados más de un millón de cuidadores principales no profesionales de personas de 65 y más años de edad con limitaciones en su autonomía. Estos cuidadores informales proporcionan “más de 3.000 millones de horas de cuidado, recayendo 3 de 4 horas de cuidado en las mujeres”. Los cálculos de los autores señalan que el valor monetario de estos cuidados se estima entre 24.918 y 41.291 millones de euros, lo que supondría entre un 2,29 y un 3,79 por ciento del PIB.