Redacción Médica
20 de julio de 2018 | Actualizado: Jueves a las 19:00

La Junta prohibirá el consumo de cigarrillos electrónicos en centros sanitarios y educativos

Instará al Ministerio de Sanidad a que establezca una normativa a nivel nacional

Lunes, 25 de noviembre de 2013, a las 12:33

Redacción. Granada
La Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales tiene abierta una línea de investigación acerca de los efectos de los cigarrillos electrónicos sobre la salud y regulará su uso, no permitiendo su consumo en los centros sanitarios y educativos, al tiempo que propondrá un acuerdo de Consejo de Gobierno para su regulación.

Las consejerías de Igualdad, Salud y Políticas Sociales y Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural están realizando un estudio exhaustivo sobre la composición de estos productos a fin de poder determinar la existencia de posibles sustancias no declaradas entre sus componentes y su posible impacto sobre la salud de las personas.

La consejera de Salud, María José Sánchez Rubio, ha explicado que otra de las medidas que se está estudiando es reforzar la actuación inspectora, especialmente en lo referido a velar por que no se produzcan mensajes publicitarios engañosos que puedan vincular con la salud el consumo de cigarrillos electrónicos, todo ello en el marco de las competencias de la comunidad autónoma.

Así, los inspectores de salud, dentro del programa de inspección del tabaco, elaborarán un protocolo para vigilar que en los establecimientos en los que se venden estos productos no se utilicen mensajes que induzcan a que se trata de una terapia válida para dejar de fumar ni a pensar que tienen un efecto beneficioso sobre la salud.

Además, se estudia la apertura de una línea de información directa a los usuarios sobre este producto a través de la página web de la Consejería de Salud y del servicio Salud Responde.

La Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales ha informado en un comunicado de que instará al Ministerio de Sanidad, Políticas Sociales e Igualdad a que establezca una normativa que regule a nivel nacional el uso de estos productos en tanto en cuanto países como Francia ha prohibido, desde el pasado mes de mayo, su uso en todos aquellos lugares en los que está prohibido fumar tabaco.