18 nov 2018 | Actualizado: 11:45

La Consejería buscará una salida para que el San Juan de Dios de Burgos no cierre

Está preocupada por el futuro de los 140 trabajadores del centro

Lunes, 24 de noviembre de 2014, a las 16:33
Redacción. Burgos
El consejero de Sanidad, Antonio Sáez Aguado, ha asegurado que llamará a los directivos del Hospital de San Juan de Dios de Burgos para buscar alguna salida que impida el cierre del centro el 31 de diciembre, anunciado por la orden hospitalaria. Sáez Aguado se ha reunido este lunes con varios miembros del comité de empresa del centro, a los que ha informado de la postura del gobierno regional ante el anuncio de cierre patronal.

Antonio Sáez Aguado.

El titular de Sanidad ha asegurado que la Junta de Castilla y León está preocupada por el futuro de los 140 trabajadores del centro y no tiene ninguna queja de la atención que reciben los pacientes, que son convalecientes, terminales que reciben cuidados paliativos y enfermos crónicos de larga estancia.

Sin embargo ha insistido en que no se revisará el canon que paga por paciente, como pide la dirección del centro, porque hay otros hospitales que reciben una cuantía incluso menor para el mismo servicio, como el hospital Benito Menni de Valladolid, y no tienen problemas económicos.

Como punto de partida de la oferta que plantea la Junta de Castilla y León para retomar las conversaciones con los directivos del centro, el consejero ha expresado su disposición a garantizar que se mantendrá un volumen de ingresos para los dos centros de la orden en la comunidad para los próximos años.

Ha recordado que la orden recibe unos 14 millones euros anuales por los dos centros que tienen concierto con la administración autonómica, de los que casi cuatro corresponden al hospital de Burgos. También se ha comprometido ante los representantes del comité de empresa a conceder al centro una licencia de quirófano, que le permitiría obtener más rentabilidad por su actividad sanitaria privada.

Sáez Aguado ha explicado que, aunque los miembros del comité le han transmitido su inquietud por el retraso de varias mensualidades del canon que paga la Junta al centro, los directivos le dejaron claro antes de romper las negociaciones que el problema no es el retraso, que se repite todos los años hacia el final del ejercicio, sino que consideran que el canon no cubre los gastos.

Aunque todavía confía en que el centro no cierre el 31 de diciembre, como han anunciado sus responsables, el consejero de Sanidad ha aclarado que “se garantizará la atención a todos los enfermos ingresados y a los que lo puedan necesitar en el futuro”.

En este sentido, ha asegurado que ya está manteniendo contactos con los responsables médicos del Hospital Universitario de Burgos y se barajan alternativas.

Entre ellas, la creación de una unidad de convalecencia como la que ya funciona en otras provincias de la comunidad, utilizar recursos de la sanidad pública para otra parte de los enfermos e, incluso, alcanzar conciertos con otras entidades para atender al resto.