Redacción Médica
23 de septiembre de 2018 | Actualizado: Domingo a las 18:00

La Comunidad Valenciana prepara su estrategia en seguridad del paciente 2014-2017

Expertos de la talla de Jesús Aranaz se reúnen en el San Juan de Alicante

Jueves, 25 de abril de 2013, a las 17:08

Redacción. San Juan de Alicante
La Consejería de Sanitad trabaja en la elaboración del Plan de Eficiencia y Calidad Asistencial para la Gestión de Recursos Sanitarios y la Seguridad del Paciente 2014-2017. Así lo ha explicado la directora general de Evaluación, Investigación, Calidad y Atención al Paciente, Teresa de Rojas. La directora ha inaugurado, en el Hospital San Juan de Alicante, un seminario titulado “La seguridad clínica”, que se enmarca en el Máster de Salud Pública y Gestión Sanitaria compartido por la Universidad Miguel Hernández (UMH) de Elche y la Universidad de Alicante (UA).

De izq. a dcha.: el jefe del servicio de Medicina Preventiva y Calidad Asistencial de San Juan y profesor de Salud Pública de la Universidad Miguel Hernández (UMH) de Elche, Jesús Aranaz; la directora general de Evaluación, Investigación, Calidad y Atención al Paciente, Teresa de Rojas, y el gerente del Departamento de Salud Alicante-San Juan de Alicante, Antonio Muñoz.

En esta jornada se han abordado diversos aspectos de la seguridad clínica, la previsión de contingencias y el papel del paciente, profesionales y la organización ante los eventos adversos. Teresa de Rojas ha explicado que “el objetivo de la Consejería en el ámbito de los eventos adversos consiste en disminuir su incidencia y mitigar sus consecuencias”. En este sentido, ha explicado que las actuaciones del Departamento de Salud autonómico se alinean con los objetivos establecidos tanto en el Plan Nacional de Calidad y Seguridad como en los del Plan de Gestión de la Seguridad del Paciente de la Comunidad Valenciana 2009-2013.

“Entre todas las acciones que lleva a cabo la Consejería de Sanitad, me gustaría recordar algunas, como son el programa de higiene de manos, check-list (verificación) quirúrgico, la administración segura de medicamentos sobre todo en población de riesgo (niños y pacientes crónicos polimedicados) y la estandarización de cuidados”.

En concreto, la Consejería puso en marcha el Sistema de Notificación de Incidentes y Eventos Adversos (Sinea), trabaja en la creación de la Comisión de gestión de Riesgos y en la elaboración del Plan de Eficiencia y Calidad Asistencial para la Gestión de Recurso Sanitarios y la Seguridad del Paciente 2014-2017.

Seminario “La seguridad clínica”

El jefe del servicio de Medicina Preventiva y Calidad Asistencial de San Juan y profesor de Salud Pública de la Universidad Miguel Hernández (UMH) de Elche, Jesús Aranaz, ha explicado que, “cuando se producen eventos adversos, se habla de la primera víctima, el paciente; la segunda, el profesional, y la tercera, la organización. Aunque la atención sanitaria sea de riesgo, a la vez los centros sanitarios son organizaciones de alta seguridad”.

Esta jornada ha perseguido identificar precisamente qué es lo que se puede hacer para, tomando medidas desde los tres componentes (pacientes, profesionales y organización), la atención sanitaria tenga el mejor de los resultados esperados para el paciente.


El jefe de Servicio de la Subdirección General de Calidad y Cohesión del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Jesús Casal, ha hecho alusión en su ponencia, “La Ciudadanía como Primera Víctima”, a la “Declaración y compromiso de los pacientes por la Seguridad en el Sistema Nacional de Salud”, que firmaron las principales asociaciones de pacientes del país hace seis años en Madrid. En ella se expresa el derecho “a la máxima seguridad en cualquier centro sanitario”, en la identificación, previsión y notificación de los efectos adversos y se adquiere el compromiso de participar en las iniciativas llevadas a cabo por parte de las instituciones sanitarias, divulgando la información que pueda contribuir a prevenir los eventos adversos.

En segundo lugar, se ha expuesto otra ponencia titulada “El profesional sanitario como segunda víctima”, a cargo de Julián Vitaller, profesor del Departamento de Salud Pública de la UMH. Para ello, Vitaller ha hecho alusión al artículo “Repercusión de los eventos adversos en los profesionales sanitarios. Estudio sobre las segundas víctimas”, que acaba de ser publicado en la revista Trauma de la Fundación Mapfre.

En este estudio, realizado por diversos profesionales del Departamento de Salud Alicante-San Juan de Alicante y la UMH, se presentan diferentes recomendaciones para paliar los efectos de los eventos adversos en las segundas víctimas (los profesionales). Para ello, se llevó a cabo un método de investigación cualitativa que contó con el respaldo de expertos en apoyo emocional, asesoría legal y manejo de la comunicación institucional.

“Los resultados reflejan que los profesionales sanitarios implicados en un evento adverso con consecuencias graves sufren importantes problemas emocionales”, señaló el preventivista. “Ante un evento adverso, el estudio recomienda transparencia informativa, pedir disculpas y reparar el daño”.

En la ponencia “La organización como tercera víctima”, José Joaquín Mira, catedrático de Psicología de la Salud de la UMH, se ha centrado en la gestión de la comunicación institucional ante la existencia de un evento adverso y la necesidad de contar con un manual de crisis que establezca un protocolo de actuación y un equipo de crisis. “La comunicación de crisis requiere estar preparados, no se improvisa, pero también debemos ser conscientes de que cada crisis es diferente, por lo que no hay una única solución”, ha señalado.

Además, recientemente ha sido aprobada una norma de calidad para la seguridad del paciente, que se ha incluido en la jornada como el cuarto tema a debatir. Arantxa Santamaría, Product Manager de la compañía de certificación Bureau Veritas, ha hablado en su ponencia “La previsión de las contingencias”, sobre la norma de certificación UNE 179003:2010, para la gestión del riesgo en la seguridad del paciente, cuyo principal objetivo es la identificación de las situaciones de riesgo a lo largo de un episodio asistencial  e implantar acciones para su reducción y prevención.