Redacción Médica
20 de julio de 2018 | Actualizado: Viernes a las 15:00
Lunes, 23 de septiembre de 2013, a las 16:11

Redacción. Madrid
El Servicio Madrileño de Salud (Sermas) y la Agencia Española del Medicamento (Aemps) han firmado recientemente el convenio de colaboración que establece el marco legal  y da soporte a la participación de médicos de familia y pediatras de Atención Primaria, de forma voluntaria, en la elaboración de la Base de Datos para la Investigación Farmacoepidemiológica en Atencion Primaria (Bifap) del Sistema Nacional de Salud.

Se trata de un proyecto que permite obtener información sobre la eficacia y seguridad de los medicamentos, complementaria a la que procede de los ensayos clínicos, ya que en Bifap la información sobre los fármacos se obtiene en condiciones reales de su uso por los pacientes y en poblaciones más numerosas y representativas.

En este proyecto, que nace en 2003, han participado un total de 1.277 médicos de Atención Primaria de la Comunidad de Madrid. Con la firma del convenio se integra en la base de datos el modelo de historia clínica centralizada  (AP-Madrid), lo que supondrá una mejora en el contenido y la transmisión de información. La Comunidad presta soporte técnico y garantiza que la obtención de los datos de las historias clínicas cumple con los requisitos exigidos como la anonimización y  calidad.

El Objetivo del Proyecto Bifap, en el que participan otras comunidades autónomas,  es crear una base de datos que incluya información aportada por los médicos de familia y pediatras de Atención Primaria, con la finalidad de realizar estudios de farmacoepidemiología y farmacovigilancia, que pueden ser utilizados para conocer mejor la eficacia y seguridad de los tratamientos.

En este sentido, ya se han publicado varios estudios en revistas internacionales, como el realizado el pasado año  sobre  complicaciones digestivas más frecuentes de los antiinflamatorios (como ibuprofeno) y analgésicos (como paracetamol o metamizol), un grupo de medicamentos muy utilizados.

Este estudio sirvió para evaluar el riesgo asociado a cada uno de los antiinflamatorios en función del perfil del paciente y la forma de utilización, así como confirmar el efecto protector que pueden tener algunos fármacos (como el omeprazol) para prevenir complicaciones digestivas en las personas que toman antiinflamatorios.

Para este estudio se analizó la información anonimizada registrada durante 2,5 años en la historia clínica de cerca de 1,5 millones de pacientes de diferentes CCAA de España, entre ellas la Comunidad de Madrid.

A raíz de la firma del nuevo convenio con la Aemps, la información para Bifap se obtiene de la historia clínica centralizada (AP-Madrid). Previamente, los datos son tratados de acuerdo a la normativa vigente, para asegurar su completa anonimización antes de ser enviados a la base de datos Bifap.