Redacción Médica
18 de julio de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 09:05

La vacuna hexavalente se adapta al calendario nacional

Se administrará en dos dosis a los dos y seis meses de edad

Jueves, 23 de mayo de 2013, a las 17:12

Redacción. Madrid
La Comunidad de Madrid ha adquirido 238.000 dosis para su administración durante este año y 2014 de la vacuna hexavalente, que protege frente a seis enfermedades infantiles, reduciendo el número de pinchazos para la inmunización de los niños, tal y como ha explicado el consejero de Presidencia, Justicia y Portavocía del Gobierno en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno.

Salvador Victoria.

La compra se realiza en virtud del Acuerdo Marco del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad en el suministro de vacunas, que ha supuesto un descenso en el precio unitario de esta vacuna con respecto a 2012 y permitirá un ahorro de 826.717 euros a lo largo de todo el período de vigencia de este contrato. Además, con el suministro de vacunas durante estos dos años se simplifican los trámites administrativos.

El lote de vacunas que se adquieren es la conocida como hexavalente que inmuniza frente a la hepatitis B, tétanos, tos ferina, difteria, poliomelitis, y Haemophilus Influenzae b (bacteria que causa meningitis).

Cambios en la pauta

La vacuna hexavalente se administra en la Comunidad de Madrid desde 2009. Además de reducir el número de pinchazos, con su administración se disminuye el número de visitas médicas y de enfermería, así como los desplazamientos de los padres, y en definitiva, simplifica el calendario de vacunación infantil.

A partir del 1 de junio, la vacuna hexavalente se administrará en dos dosis, a los dos y seis meses de edad, y se sustituye la dosis que se administraba a los cuatro meses por otra vacuna (pentavalente) con objeto de ajustar el calendario de vacunación infantil de la Comunidad de Madrid al Calendario común del Consejo Interterritorial.

En la región, los programas de vacunación sistemática han tenido siempre un seguimiento muy importante, como consecuencia de la confianza que tanto la población como por los profesionales sanitarios tienen en las vacunas.

Esta situación ha motivado que a lo largo de los años se obtengan coberturas vacunales muy elevadas, especialmente importantes en los primeros años de vida donde superan el 90 por ciento. El resultado ha sido el control y eliminación de las enfermedades transmisibles frente a las que se dispone de una vacuna eficaz.