19 nov 2018 | Actualizado: 18:10

La Clínica Universidad de Navarra incorpora un nuevo láser fraccionado de CO2

Está dirigido a pacientes con acné, secuelas quirúrgicas, quemaduras y pacientes oncológicos

Lunes, 07 de febrero de 2011, a las 16:06

Bernardo Hontanilla, director del Departamento de Cirugía Plástica.

Redacción. Pamplona
La Clínica Universidad de Navarra ha adquirido un nuevo equipo láser de CO2 fraccionado de última generación, para tratamientos de resurfacing facial ablativo, consistente en la mejora de cicatrices de acné, arrugas faciales y dilatación de poros de la piel.

El nuevo equipamiento se utiliza también en el tratamiento de cicatrices residuales derivadas de tratamientos quirúrgicos, así como para la corrección de estigmas producidos por el embarazo, la lactancia y la obesidad.

El desarrollo de este nuevo programa de tratamientos complementarios en Cirugía Plástica surge como consecuencia de las necesidades de numerosos pacientes que acuden a la Clínica.

“Para este tipo de lesiones, la única opción de corregirlas es el tratamiento estética”, según ha explicado en un comunicado Bernardo Hontanilla, director del Departamento de Cirugía Plástica, Estética y Reparadora de la Clínica Universidad de Navarra. En concreto, el especialista ha señalado que esta demanda “fue el punto de partida para adquirir el nuevo láser, unido a otras iniciativas similares observadas en unidades de quemados existentes en hospitales europeos y a evidencias que relacionan una mejoría del estado de ánimo con una mejora del aspecto físico de los pacientes”.

El tratamiento con el nuevo equipo láser fraccionado de CO2 está dirigido a pacientes con acné, secuelas quirúrgicas, quemaduras, pacientes oncológicos y otras personas “a quienes la propia enfermedad, ciertos tratamientos anteriores o el transcurso de la vida les ha dejado secuelas en la cara u otras partes del cuerpo que se pueden corregir o minimizar con pequeños procedimientos estéticos”, ha explicado Hontanilla.

Por su parte, Gabriela Iribas Unceta, del Departamento de Cirugía Plástica, Estética y Reparadora de la Clínica, ha precisado que el fin prioritario de los tratamientos plásticos que posibilita el nuevo equipo de láser fraccionado reside en “reparar las cicatrices post-quirúrgicas de algunos pacientes y en mejorar las secuelas debidas al paso de los años, como son los factores de envejecimiento cutáneo, especialmente de la cara, pero también de manos, cuello y escote”.